Recapitulando La Tercera Temporada de Sherlock

Como ya les habíamos comentado, el pasado 14 de Febrero Netflix no sólo nos entregó la segunda -y brillante- entrega de House of Cards sino que también puso a nuestra disposición la tercera temporada de Sherlock, que aborda el emotivo reencuentro de la pareja más querida de Inglaterra y Tumblr.

Sherlock intentando -fallidamente- ser el mejor padrino de bodas evah
Sherlock intentando -fallidamente- ser el mejor padrino de bodas evah

Muchas son las razones del éxito de Sherlock, entre mis favoritas están los giros inteligentes que se han hecho sobre los detalles de algunos casos, el como han potenciado a personajes que no estaban tan desarrollados en las novelas, la indiscutible química que existe entre Cumberbatch y Freeman, la fluida incorporación de las tecnologías digitales y todo narrado con maestría, con un montaje dinámico que le aporta gran parte del suspenso. Y lo cierto es que esta fue una temporada a la altura de las expectativas, lo que resulta particularmente difícil si consideramos todo el hype levantado durante estos dos largos años de espera desde el dramático final de The Reichenbach Fall, en la temporada anterior.

En esta oportunidad,  Moffat y Gatiss no sólo tenían que hacer del reencuentro de Sherlock y John (del que no daremos más detalles para no spoilear a quienes aún no se unen al lado oscuro de nuestro fandom) un momento emotivo pero entretenido y emocionante -como ha sido la tónica del bromance compañerismo entre ambos- sino que además, explicar los detalles del último gran truco de Sherlock, mostrarnos qué había sido de todos quienes lo rodean y por supuesto, lanzar uno que otro guiño al fandom.

Sherlock_2
Sherlock y Moriarty en la mejor teoría sobre lo que pasó en esa azotea

Y la temporada hace todo eso y más, creo que lo más sorprendente de todo no es la capacidad para reírse de sí misma y hacer constantes alusiones a los aspectos románticos de la relación entre sus protagonistas sino que el hecho que esta vez se humaniza a Sherlock al extremo, poniéndolo en las situaciones más incómodas en las que queda al descubierto que, como él mismo reconoce, no es más que un “hombre ridículo”. Pero no sólo el humor es importante, también la calidad de los misterios presentados y aquello que más amamos de la serie; la magistralidad con que se nos presentan. Cierto es que el modo en como se presentó el conflicto con Charles Magnussen (interpretado convenientemente por Lars Mikkelsen, el hermano mayor de Mads quien interpreta a nuestro querido Hannibal Lecter en la serie de la Bryan Fuller) se trabajó un poco menos de lo que me hubiese gustado, pero todo en pro por desarrollar a un personaje que no posee mayor incidencia en las novelas, la flamante esposa de John, Mary Morstan. Aunque sin duda lo más rescatable fue el giro a la historia del Capitan Sholto y el como Sherlock logra sortear uno de los más grandes desafíos de su vida: oficiar como padrino de bodas para su mejor amigo.

Sherlock_1
Sherlock y su emotivo discurso como padrino de bodas

En resumen, una temporada por la que valió la pena esperar y que no obstante el humor, supo poner el acento en la emocionalidad de Sherlock pero también en su condición de “sociópata altamente funcional” cuestión que sin duda marcará el tono de su próxima entrega -por la que no tendremos que esperar tanto- considerando el gran gancho presentado al final de His Last Vow y que nos tiene a todos con crisis de ansiedad.