MiniReview: The Wolf of Wall Street (El Lobo de Wall Street)

Martin Scorsese regresa al estilo que le sienta tan bien, es que Scorsese formó su carrera retratando personajes fragmentados e incompletos, obsesivos, que viven al límite, con El Lobo de Wall Street nos presenta la historia de Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio), un agente de bolsa, que se convierte en un verdadero depredador de Wall Street. Belfort pasa de las acciones especulativas al lanzamiento indiscriminado de empresas en la Bolsa, consumido por la corrupción a finales de los ochenta. Dinero. Poder. Mujeres. Drogas. Todo es un espiral de fragmentos y desesperación, sumado a una excelente ejecución que la convierte en la mejor película de la dupla Scorsese-DiCaprio.

Leonardo DiCaprio, Jordan Belfort
Leonardo DiCaprio, Jordan Belfort

 

No quiero spoilearles la película, porque la mejor recomendación que les puedo dar es que vayan a verla, así que discutiremos su grandes aciertos:
Primero: imposible no destacar la excelente actuación de DiCaprio en la película mostrando un rango increíble pasa por todas y cada unas de la emociones posibles, pero, además  llevándonos con él al mismo estado, consolidando su carrera es una actuación impecable, además hay que mencionar  a  a Matthew McConaughey quien en los pocos minutos que aparece se roba la película, es increíble lo que logra con un papel tan pequeño; estas grandes actuaciones son acompañadas con un elenco logra dar en el tono preciso -de desesperación, locura y patetismo- y así incluso Jon Bernthal -a quien odiamos en The Walking Dead como Shane-, sobresale en su papel, y Margot Robbie -a quien no le tenía nada de fe como la esposa de Jordan-, tiene un par de escenas que se roban la película, además es hermosa.

Margot Robbie, como Naomi
Margot Robbie, como Naomi

Segundo: la construcción de personaje es precisa, son personas que viven al límite, pero además de eso los podemos querer e incluso entender porque su retrato también en nuestro propio retrato.

Ojo con la fotografía está muy bien lograda
Ojo con la fotografía está muy bien lograda

Tercero: la puesta en escena y el dominio de cámara, el ritmo son exquisitos, está muy bien trabajado y tan bien creado que te subes a esta montaña rusa que es la vida de Belfort y no te quieres bajar -en las casi 3 horas de película- y este es un tremendo mérito.

En resumen,no puedo decirles más que salgan corriendo a verla.