Les dejamos 3 series que pueden ver en Netflix y esperamos sean un buen escapa en medio de esta crisis. El meme de moda esta semana dice que está bien si sabes estamos en cuarentena y no haces nada productivo, porque estamos en medio de una pandemia, porque el mundo como lo conocíamos ya no existe, porque la economía mundial se ha venido abajo y sobre todo, porque estamos angustiados y estresados, y en medio de una situación que no conocemos, y en medio de esta situación debemos refugiarnos y tratar de mantenernos cuerdos como podamos.

 

Ozark

 

Series Para Maratonear en Netflix Ozark Gypsy Glow - Jason Bateman

Jason Bateman protagoniza -y a veces dirige- este  drama cargado al suspenso que cuenta las peripecias de Marty Byrde y familia quienes después de perder todo, se mudan a un popular balneario con la promesa de compensar económicamente al representante del 2° cartel más poderoso de México.

El terror a la pérdida de la inocencia se disuelve en esta sátira que explora los reveses del éxito según la moral del trabajo y la constancia. La serie se esfuerza por equiparar su narrativa con el ingenio retórico de Marty, camuflando así sus debilidades. Porque a pesar de las similitudes con la decadencia de familias que ven a su progenitor convertirse en una bestia (The Shinning y Breaking Bad como dos referentes presentes aquí de una forma u otra), en Ozark el sarcasmo carcome el potencial trágico de la historia entregándonos un humor que aunque funciona, aún no alcanza todo su desplante crítico.

 

Glow

Más comedia que drama, Glow es de lo mejor que ha sacado Netflix en el último tiempo. Alison Brie intenta persuadir a un grupo de mujeres para convertirse en el próximo hit de la lucha libre. La historia de un colectivo de personajes invisibles y que encuentran en el proyecto indie de un millonario la oportunidad perfecta para armarse una carrera.

Una serie en la que nadie tiene idea de hacia dónde va su vida (gente como uno), pero cuyas protagonistas encuentran su voz apropiándose de los estereotipos que antes las desalentaban.

 

Final Space

Final Space, se vende como una comedia simple para adultos. Pero la verdad es que más allá del humor se refugia un space-western; una forma de volver a contar la historia fundacional de un espacio desconocido. Y aún más allá de esa lectura, se esconde un drama épico que propone una forma distinta de narrar historias para adultos.

Una serie que se alimenta de los errores y aciertos de sus predecesoras como Futurama o la -ahora- favorita de todos BoJack Horseman y transforma esas lecciones para contar una historia idiota y al mismo tiempo encantadora, cuyos personajes no son los típicos héroes, sino personajes que luchan con sus propias carencias y caracteres, que se enfrentan al día a día lo mejor que pueden y entre medio tratan de salvar el mundo. No, universo, tratan de salvar el universo, eso suena mucho mejor.

Gary, el protagonista, no es tan carismático como BoJack o idiota como Fry, es más bien, una mezcla de ambos tipos de personalidades. Mezcla que crea algo nuevo que es digno de mirar y que nos permite transitar por momentos de la comedia básica, al heroísmo del día a día, al heroísmo oscuro que nos lleva por paisajes que no esperaríamos encontrar en una serie sobre un humano y su amigo extraterrestre, pero de la misma forma que lo logró Douglas Adams en La guía del autopista intergaláctico, terminamos frente a algo divertido y terrible al mismo tiempo. O como el humor desolador de la ópera prima de Carpenter, Dark Star.

Quizás para marcar el cambio de tono de la comedia simple del primer episodio hacia el final oscuro que se nos presenta, cada episodio se inicia con Gary a punto de morir mientras HUE le habla en los últimos minutos de vida. Una especia de oda retorcida a «2001: Una Odisea en el Espacio», que nos obliga a preguntarnos, cómo llegaremos a esto.

Cristóbal Sepúlveda-Plaza A veces escribo de cine y series. Me encuentra en Instagram como @usuarionumero42