Deadpool 2: La Catarsis Que Esperábamos

Porque no sólo de mérito depende el éxito, la oportunidad que brinda el contexto es también uno de los factores más importantes a la hora de levantar un proyecto. Y siendo cien por ciento honesta, me parece que el buen recibimiento que le dimos a Deadpool por allá por el dos mil dieciséis tiene mucho que ver con el agotamiento al que nos somete un género que desde hace años satura la cartelera.

Puede que nunca nos lleguemos a cansar de los superhéroes en la pantalla grande. Pero con cerca de 10 estrenos al año, los patrones se hacen más que evidentes. Y justo en ese momento en que empezamos a sentir que quizá sea necesario darnos un break y explorar otros géneros -los más osados se atreverían incluso a probar con narrativas de otras nacionalidades- aparece una película que disfrute riéndose de todos esos clichés que empiezan a parecernos absurdos y que al mismo tiempo disfruta siendo parte de esa misma fórmula. Porque Deadpool es, sin lugar a dudas, una película de superhéroes.

Deadpool 2, con la soltura que le permite el gozar con la confianza de los ejecutivos -de aquí en adelante, señores del excel- da un pasito de bebé más allá y se atreve a ridiculizar todas esas cosas que esperamos que sean ridiculizadas. En este sentido es una mejor película que su predecesora, porque cuenta con la solidez de una franquicia que conoce sus fortalezas y tiene los medios para explotarlas al máximo. Y en este juego de parodias, también justifica que la llamemos “una comedia” al comentar sobre nosotros. Sobre ese público (esos consumidores) cruelty free, tolerante y obsesionado con que se le reconozca como tal.

Deadpool 2

En todos los otros departamentos, Deadpool 2 es un blockbuster perfectamente normal, con sus diálogos expositivos, su hitos narrativos clásicos, sus set pieces, y sin olvidar nunca que su objetivo final es entretener abarcando a la audiencia más numerosa antes que ejercer algún cambio real en ella. Y sin embargo, su mayor virtud es no dejar que esto le impida tocar ciertos puntos relevantes que, si estamos dispuestos, pueden llevarnos a conversaciones importantes. O no. Probablemente no importa.

Deadpool 2 llega a nuestra cartelera el 17 de Mayo.