Birds of Prey o Aves de Presa y la Fantabulosa Emancipación de una tal Harley Quinn es la última película del universo cinematografico DC, es una espcie de spin-off de Suicide Squad (una de las peores películas del último tiempo) y es una película que si bien no es una obra maestra, es una buena forma de pasar el rato mientras estás en cuarentena.

Logra destacarse básicamente porque nos presenta personajes carismáticos que van en busca de un objetivo, es decir, narrativamente tienen un objetivo claro que queda en evidencia, y la búsqueda de este objetivo se retrata en una puesta en escena que es interesante (sobre todos desde el punto de vista del montaje)

Es un película entretenida que intenta crear un relato coral en el cual los personajes se van entrecruzando hasta darse cuenta que tienen un objetivo en común, de manera que básicamente es la historia de un equipo que se construye por necesidad. Pero al mismo tiempo, lograr utilizar este recurso narrativo sin hacerlo parecer forzado, logrando de esta forma crear un flujo visual que  mantiene la atención en los momentos importantes.

 

Birds of Prey y lo que hizo bien DC

Lo más interesante en esta película es el montaje, siendo la continuación a la pésimamente editada Suicide Squad, la directora Cathy Yan logra una película que muestra claramente como se puede y se deben utilizar los recursos narrativos que ofrece la sala de montaje.

Si, no es una película que vaya a ganar un Oscar a mejor edición, pero lograr crear secuencias que son visualmente interesante, lograr crear escenas de acción donde el espectador no se pierde y entiende el espacio físico donde ocurre la acción.

 

Tags: , , , ,
Cristóbal Sepúlveda-Plaza A veces escribo de cine y series. Me encuentra en Instagram como @usuarionumero42