[Estreno] The Nice Guys: Gosling y Crowe Son Dos Tipos Peligrosos

Están los héroes, los antihéroes y los cuasi héroes. Estos últimos, los héroes por accidente, por defecto, o en el caso de Jackson Healy (Russell Crowe) y Holland March (Ryan Gosling), por no decepcionar a una niña de 13 años. Este jueves llega a nuestra cartelera bajo el título de “Dos Tipos Peligrosos”, la nueva comedia/buddy cop/film noir de Shane Black que retorna a las raíces que sembró con Arma Mortal con un giro más espectacular, al estilo Iron Man 3.

The Nice Guys es una película sobre dos hombres tratando de ganarse la vida, Healy de matón y March como detective privado, coincidiendo en la búsqueda de Amelia, una joven y posible actriz porno con vocación de activista social. Una película de comedia física, de gente cayendo y rodando por lugares inesperados, algunas de ellas incluso chocando con casas particulares, como nuestra propia Diputada Andrea Molina aquella vez. Y en la que una película de denuncia se disfraza de cine arte pero se vende como pornografía, lo que sea necesario para llevar el mensaje a la masas y echar abajo la conspiración.

Ah los 70s y sus activistas...
Ah los 70s y sus activistas…

Crowe se siente más cómodo que nunca abrazando a su matón interno, y dejándose persuadir por las ingenuas aspiraciones de Holly, la hija de March y la adolescente en cuestión, embarcándose en una cruzada política de la que sacará en limpio una moral renovada y un nuevo trabajo. Por otro lado, la autoindulgencia de Holland combina perfecto con su nula motricidad y seria negligencia parental, con escenas muy cargadas a lo físico que Gosling interpreta como si lo llevara haciendo toda una vida.

Pero la cuota de humor no se acaba en la ineptitud de sus protagonistas, también están las apariciones sobrenaturales de Nixon, las intervenciones de los jóvenes indignados y por supuesto, una buena dosis de señoras que nos hacen recordar los mejores momentos de los Coen. Y la violencia, también están las largas escenas de violencia que coronan las trivialidades de un mundo en el que dos underdogs con el talento deductivo de un cactus, logran exponer a uno de los tantos casos de coimas y colusiones que tienen lugar en las democracias liberales.

M-A-T-T B-O-M-E-R
También está M-A-T-T B-O-M-E-R

Una película graciosa, nostálgica y fácil de mirar. Especial para aquellos que tratan de evitar a toda costa la lluvia de estrenos de terror que monopolizan la cartelera local.