Estreno: The Walking Dead Temporada 6 [Review Sin Spoilers]

¿Se acuerdan cuando The Walking Dead era una serie de terror-zombie y no un drama moral? Bueno, así como el reencuentro entre Rick y Morgan implica un volver a conocerse, el primer episodio de su 6ta temporada es una suerte de reencuentro de la serie con el género y por extensión, con nosotros los fanáticos. Dirigido por Greg Nicotero, First Time Again comienza con la primera misión del ciudadano Rick -y su team- para proteger Alexandria de las amenazas exteriores, en una premiere no ausente de inconsistencias psicológicas pero abundante en gore, y lo más importante, walkers.

TWD6-5
Morgan aún escéptico

Enfrentado a la posibilidad de la embestida de una horda zombie, Rick “sugiere” (entre comillas, en vistas de la actitud tipo por-la-razón-o-la-fuerza que ha adoptado últimamente) armar una delegación que actúe como perros ovejeros y conduzca al grupo de desdichados no-muertos lejos del refugio. Sugerencia que aunque arriesgada, es coherente con el pragmatismo despiadado que les ha permitido sobrevivir como grupo frente a la tragedia, pero que significa un desafío particularmente complejo para una comunidad que ha podido mantener su inocencia gracias a la inteligencia de un líder muerto, y la fortuna de la geografía, como llegamos a entender en el comienzo del capítulo, que transcurre entre las secuencias de acción de ejecución del plan de Rick, y una serie de flashbacks sobre los pasos previos, mostrados en blanco y negro de modo que no existan confusiones, desde las muertes ocurridas en el fin de la 5ta temporada.

Zombies, al fin.
Zombies, al fin.

Pero las virtudes del episodio no se reducen al incremento de zombies por píxel, aunque probablemente se trate de la mayor cantidad de walkers reunidos hasta ahora, sino del que se sientan como la amenaza primera para un grupo que ha naturalizado la situación y los enfrenta con actitud casi indiferente, y sin vulnerabilidad no hay suspenso. Reaparecen esos encuadres improbables pero que nos ofrecen terroríficos detalles sobre la marcha de los zombies, incluyendo un plano particularmente elocuente que incluye a Daryl en moto, y por supuesto, nuevas y múltiples formas de mutilación de las que son víctimas dada su incapacidad para sentir dolor.

La única persona que ha sobrevivido los traumas conservando su virtud.
La única persona que ha sobrevivido los traumas conservando su virtud.

 

Aunque TWD no sería TWD sin un par de juicios de valor y confabulaciones, que en este caso parecen dirigirse exclusivamente hacia Rick y su progresiva pérdida de compasión en favor de la efectividad práctica. Pero también llegamos a conocer a algunos personajes nuevos, mientras que otros lamentablemente ya no están con nosotros. Y aunque el cliffhanger del final del capítulo sugiere la existencia de un enemigo inteligente complotando contra el grupo, ya sea un enemigo interno o alguna pandilla exterior, el peligro más inmediato continúa siendo el arribo en masa de los walkers a las puertas de Alexandria, por lo que los delicados equilibrios emocionales que son un work in progress dentro del grupo luego de los traumas sufridos durante la temporada anterior, tendrán que suspenderse en favor de la sobrevivencia. Uno de los mejores inicios que ha tenido la serie hasta ahora.