MiniReview: Fantastic 4

A estas alturas ya todos han leído o escuchado malas criticas  a la  película por lo que querer construir un relato distinto al que se viene generando a nivel mundial sería un despropósito, sin embargo, y para que este no sea un post tipo Películas de Mierda: Fantastic 4, la usaré para ejemplificar el cómo las malas decisiones de los altos ejecutivos de las grandes productoras internacionales pueden costarle caro a cualquier producción. Películas como éstas hay muchas, se suele contratar directores con poca experiencia para que puedan ser manejados de la forma que al estudio le parezca correcta, intimidarlos con los costos y la forma de hacer las cosas en los estudios, pasó en los 70s; en los 80s; en los 90s; y seguirá pasando. Una gran historia que se asemeja a la disputa de Josh Trank con Fox, es la de Ridley Scott con Warner por el corte final de Blade Runnner -a la fecha hay más de 10 versiones distintas de la película-, le pasó a David Fincher con Fox y Alien 3, una película de la cual el director removió su nombre.

Tan cerca, pero no...
Tan cerca, pero no…

El gran problema con Fantastic Four -o Fant4stic-, es que al igual que con esa insípida World War Z, llegando a la mitad de la película cambia completamente el tono, el tema y la forma en la cual trata a los personajes, convirtiéndose así en una amalgama de ideas inconexas donde los personajes carecen de un arco establecido, y por lo mismo no entendemos nada de lo que pasa.

 

fant4stic
fant4stic

La primera mitad de la película trata a los personajes como personajes de ciencia ficción a la antigua, y en momentos me parece que se asemeja de manera muy correcta a una película de Cronenberg, una historia sobre la voluntad humana, los cuerpos y los poderes (algo parecido a la original Chronicle de Trank) mezclado con la dosis de referencias pop y chistes justos, el problema es el juego del tercer fade to black. Aquí, la historia es burda sacada de un videojuego noventero donde hay que salvar al mundo porque reasons, y el villano de turno es el más terrible que ha existido, que dicho sea de paso, es imposible entender los motivos por los cuales actúa.

 


Una película que deja un mal pasar, una película truncada, imperfecta, que no deja a nadie feliz con ninguna de sus dos mitades suturadas. Y cuya frase final es la más ridícula que ha existido en años.