Algunas Reflexiones sobre el Final de Temporada de Game of Thrones

Frustración, anonadación y negación paracen ser las reacciones más frecuentes a los finales de teporada de Game of Thrones, tal y como ha sido ampliamente ilustrado a través de incontables gif y similares. A estas alturas resulta más que evidente asumir que por cada pequeña victoria; por cada Oberyn; por cada Tyrion; por cada Drogon, triples pesares coronarán el final de temporada, y Mother´s Mercy es la más reciente demostración de aquello. Pero después de 5 temporadas, de tantas bodas rojas y juicios por combate, es justo preguntarse qué tanto más puede sostenerse una fórmula cuyas grietas se hacen cada vez más evidentes.

Daenarys se reconcilia con Drogon.
Daenarys se reconcilia con Drogon.

Más allá del debate sobre las transformaciones a la historia original, porque entendemos que se trata de una obra independiente y no de meras ilustraciones a las novelas, esta quinta temporada huyó a varias de las polémicas que despertó, dejando abierta la pregunta sobre la pertinencia de ciertos hechos. Y no se trata de moralizar sobre la violencia, el mundo continúa siendo mucho más violento que la ficción, sino de reflexionar hasta qué punto es elocuente, hasta qué punto nos devuelve a nuestros propios problemas entregándonos perspectiva, o de si se ha vuelto un gancho desesperado en una producción que se queda sin recursos, un espectáculo, una suerte de dinosaurio con más dientes, para usar una figura reciente.

Porque si bien es común que las primeras reacciones post final de temporada se inclinen hacia las quejas, y debemos ser honestos con nosotros mismos y confesar que en parte esperamos sufrir y disfrutar la pérdida de cada personaje, ya no es sólo desolación sino también indignación la que acompaña nuestras reflexiones. ¿Era necesario agregar violación a la amplia lista de perversiones de Ramsay? ¿Acaso no nos había quedado claro su nivel de psicopatía después de la mutilación de Theon? o ¿Sansa no ha sufrido suficientes tipos de violencia?. Cuando el sufrimiento de algunos y la maldad de otros se vuelve redundante es cuando se levantan las sospechas de si se trata de mantenerse coherente con una determinada propuesta, o simplemente el dispositivo más sencillo para enganchar cuando se fracasa en mantener al público comprometido emocionalmente con la historia y sus personajes.

Jon se enfrenta a la devastadora fuerza de los whitewalkers
Jon se enfrenta a la devastadora fuerza de los whitewalkers

Y si bien esta fue una temporada con gratos y esperados espectáculos; la amenaza de los whitewalkers cada vez más cerca del muro por un lado, y la real capacidad destructiva de los dragones por otro, también ha sido una en la que el sufrimiento parece particularmente fútil y por supuesto, con un final a años luz de la felicidad. Mientras algunos personajes se regocijan en la venganza, o al menos en su promesa; como Arya, Cercei, Sansa y Brienne, otros tienen que lidiar con las tensiones políticas; como Jaime y Tyrion, y Daenerys parece alejarse cada vez más lejos del trono de hierro.

En resumen, una temporada en la que el nivel de violencia parece ser inversamente proporcional a nuestro interés pero sin embargo, tiene sus momentos memorables. Especialmente para aquellos que encuentran las fuerzas para obviar las inconsistencias y mantenerse firmes frente a las expectativas de qué ocurrirá ahora que serie y novelas parecen haberse divorciado definitivamente.