The Following: Final de Temporada


The Following: Final de Temporada

A pesar de las opiniones encontradas respecto a The Following, la serie finalizó su segunda temporada con la seguridad de que habrá una tercera, cuestión que se veía venir considerando que durante esta entrega se construyeron de a poco relaciones y conflictos que claramente apuntaban hacia el futuro.

Joe Carroll, un hombre de Fe.
Joe Carroll, un hombre de Fe.

Pero con todo y su premeditación, esta me pareció una mucho mejor temporada que la anterior puesto que se hizo consciente sobre sus propias debilidades (entre las cuales destaca lo forzado que se sentía el vínculo entre Joe Carroll, la literatura de Poe y los asesinatos en serie) y supo construir a través de ellas giros que la hicieron mucho más interesante complejizando el espectro emocional de personajes que antes resultaban meramente funcionales. El diálogo casi paternal entre Ryan y Mike permitió no sólo engrosar a Hardy sino también sentar bases para el futuro de Mike en el FBI y qué rol jugará siguiendo su propio camino el próximo año.

Por otro lado, la intromisión de arco de Lily Gray y su pequeña familia trajo a colación un tipo distinto y más peligroso de psicopatía cuya red no alcanzamos a develar del todo, o al menos eso es lo que se nos anunció con su final de temporada. En fin, una temporada que si bien no introduce ninguna novedad pues se mantiene siempre dentro de los confines del género supo al menos escapar de lo predecible que fue su primera entrega y, al cerrar los puntos claves sobre los cuales giró la serie hasta ahora, sentó las bases para una tercera temporada que deberá reinventarse y de la que esperemos salga lo mejor.