MiniReview: Noah

Debo partir declarándome fan de las películas de Aronofsky -tan así que mi primer minireview fue sobre The Westler, por allá en 2008- dicho esto vamos a lo que nos convoca, la primera superproducción del director que se hiciera famoso por Requiem for a Dream vuelve a tratar sobre la familia y la locura.

Noh
Noah

No, el Noé de Aronofsky no trata sobre religión, trata sobre fe, la fe contra el libre albedrío y mientras desarrolla esa idea el director nos entrega una mirada pesimista sobre la familia y como ésta se puede desintegrar en cualquier momento. Es una película cuyo fuerte es la visualidad, presenta de gran manera al hombre contra el vacío, contra la grandiosidad, contra un mundo que no puede dominar y la hostilidad del paisaje resulta aquí su metáfora más idónea. En este escenario, es fácil entender porque descendientes de Caín -contando con la ayuda de ángeles caídos- crean una civilización industrial que se expandió por todo el mundo, pero la codicia fue tanta que terminaron traicionando a los ángeles, ahora los pocos ángeles caídos que quedan unen fuerzas con Noé -descendiente de Seth, el otro hermano de Caín- para construir una nave que les permita a los animales repoblar la tierra una vez superada la catástrofe.

Naameh & Noah
Naameh & Noah

La película es interesante más que nada en la apuesta visual, entre los cual la más extraña es diseño de vestuario, muy alejado de aquel al que nos tienen acostumbradas todas esas películas bíblicas que se repiten en maratón cada Semana Santa. Noé tiene toques muy modernos, incluso postapocalípticos (es decir, pareciera que la historia transcurre en un futuro, no en nuestro pasado, lo que también explicaría el uso de inglés y no sumerio en los diálogos), ahora que me saqué esa idea de la cabeza, pasemos al uso de los detalles que más interesan dentro de un primer review: la historia es más o menos conocida por todos, por lo cual no presenta ninguna novedad más que en el tratamiento que el director nos ofrece, de la propuesta rescato dos ideas que me parecen un gran acierto: la del hombre solo y abandonado a su suerte contra un mundo que se le escapa y cuyo Creador está ausente -en ningún momento se menciona a “Dios”- y segundo, la inclusión de los ángeles caídos convertidos en piedra -una historia que es mencionada en algunos pasajes pre-bíblicos pero que nunca llegaron a ser considerados como canon Bíblico– el diseño de estos gigante de piedra me encantó, su animación si bien es extraña, parece correcta pues es piedra en movimiento, la carencia de una forma definida, que es dictada por la corrupción de la forma pura de los ángeles, en esencia seres de luz y fuego, es exquisita.

En el extremo negativo, podemos decir que el desarrollo de personajes es pobre, la familia de Noah son tratados más como peones de ajedrez que como personajes consistentes, lo cual juega una muy mala pasada en el tercer acto donde la tensión dramática se disipa justamente porque no logramos entender el motivo detrás de estos personajes.

Ila, Emma Watson
Ila, Emma Watson

Resumiendo, Noah o Noé es una buena película a la cual tal vez el hype le ha jugado una mala pasada, pues todos esperaban algo más de Aronofsky con un gran presupuesto, pero lo cierto es que Noah  también gira en torno a aquellas cuestiones recurrentes para el director: obsesiones y problemas cotidianos representados con maestría en la pantalla, eso sí, tal como advertí es una película que deben ver con la mente abierta/dispuesta para poder pasar por alto aquello que podría hacerles ruido respecto a la historia bíblica de Noé y las supuestas presiones históricas.

Noah se estrena este Jueves 4 de Abril en salas nacionales