MiniReview: El Gran Hotel Budapest


MiniReview: El Gran Hotel Budapest

The Grad Budapest Hotel, lo nuevo de Wes Anderson, por fin llegó a nuestras salas este Jueves. Y si usted -como yo- es de los que mira con sospecha la hiperventilación de algunos hipsters por el estilo de Anderson, esta es el momento para sacudirse los prejuicios y darle una oportunidad a la que creo es su mejor película, así como uno de los mejores estrenos de lo que va del año.

Tony Revolori (Zero Moustafa), Tilda Swinton (Madame D.), Ralph Fiennes (M. Gustave)
Los Buenos: Tony Revolori (Zero Moustafa), Tilda Swinton (Madame D.), Ralph Fiennes (M. Gustave)

¿Por qué? Pues porque todos aquellos recursos recurrentes y que podemos decir, con relativa certeza, constituyen aquello que se entiende como el estilo de Anderson (amado por algunos, visto con resistencia por otros) parecen subsisten aquí en perfecta armonía, tanto así, que se te olvida que estás frente a “una película de Wes Anderson” y pasas de lleno a ese estado más primordial en el que solo estás frente a “una película”, una cuyo humor inocente y extraño hace imposible el resistirse. Con un protagonismo que fluctúa de un personaje a otro, de un tiempo a otro, en ésta que no es sino una pequeña historia dentro de la historia del Gran Hotel Budapest, esa de cómo Mr. Moustafa adquirió el hotel gracias a su buen amigo y mentor Gustave H (gracias, Ralph Fiennes).

Los Malos: Adrien Brody (Dmitri), Willem Dafoe (Jopling)
Los Malos: Adrien Brody (Dmitri), Willem Dafoe (Jopling)

Y a pesar de su ineludible estilo -o quizá a propósito del mismo- lo que mejor hace es el provocarte poco a poco y sin que lo notemos, una cierta amargura, la que ha ido creciendo dentro nuestro conforme avanza la película y que es resultado de lo desolador que yace tras la colorida y graciosa historia del joven Zero junto a su amada Agatha y al Señor Gustave, quienes tuvieron que luchar contra esos pintorescos villanos (perfectamente logrados de mano de Willem Dafoe y Andrien Brody) sino contra un paisaje y un contexto más que hostil pero que aún así, lograron sortear con relativa entereza.

En fin, una película que es imposible no disfrutar -aún con todas las resistencias- y por la que vale la pena correr el riesgo si es que no son de los que frecuenta este tipo de cine.