Remakes de Mierda: The Thing (2011)


Remakes de Mierda: The Thing (2011)


Si usted se topó con The Thing 2011 y planea darle un vistazo por curiosidad, absténgase.
Si este texto le alcanza demasiado tarde y ya la vio, seguramente está más sumergido en el arrepentimiento que esa vez que leyó a Pilar Sordo sin saber. En ADC entendemos su padecimiento y le deseamos suerte con su recuperación.

 

Ramona Flowers VS Aliens
Ramona Flowers VS Aliens

¿Por qué tan así? Porque nuestra generación ha sido testigo de los más brutales ultrajes a los clásicos del cine de antaño. Clásicos que deben su sitial no al espíritu nostálgico del “todo tiempo pasado fue mejor” sino a sus méritos formales y discursivos, joyas que supieron leer a su época y dialogar con ella, encapsulándola para nosotros.

Del mismo modo en que podemos leer en The Thing From Another World el miedo de un país enfrentando la tensión de la guerra fría, con el fantasma de la Segunda Guerra aún penando; y en The Thing de Carpenter la incipiente paranoia de la epidemia de enfermedades de transmisión sexual, silentes e imperceptibles a primera vista pero brutales después del contagio. Esta The Thing de Matthijs van Heijningen Jr. -cuyo equipo insistió en hacer una precuela o más bien un Reboot de The Thing From Another World,  la película original de de 1951 que lo inició todo, y no un remake por miedo a enfrentar abiertamente al dragón de Carpenter- es testimonio de un tiempo tan hastiado de sí mismo que no sabe más que reciclar el pasado en busca de reproducir en parte el espíritu de un tiempo más vital.

 

Efectos Especiales Digitales, en terror, nunca superaran los efectos prácticos
Efectos Especiales Digitales, en terror, nunca superaran los efectos prácticos

Sí, así de deprimente es el panorama. La crisis de la experiencia histórica -a la que muchos fuimos arrastrados por fuerza- que nos tiene en la negación de nuestro presente y en la imposibilidad de imaginar un futuro distinto al reciclaje de las fantasías de nuestros antepasados es sólo la superficie de los problemas que tiene The Thing. Da pena ver los intentos desesperados de Mary Elizabeth Winstead (quien siempre, siempre será Ramona Flowers) por interpretar honestamente y con tridimensionalidad a una heroína atrapada en la peor de las pesadillas: una película de mierda.

 

the_thing_02

Su primer error es entonces el mismo que el de la Halloween de Rob Zombie, que en su vocación genealógica intenta EXPLICAR el origen y por ende la naturaleza y el comportamiento de la cosa (alguien debería psicoanalizar nuestro ímpetu por contar el comienzo de todo, guiño para usted señor Zîzêk), gesto equivalente al de nuestros papás cuando prenden la luz y nos hacen mirar que no hay monstruos debajo de la cama. El miedo es una de nuestras emociones más básicas y sin embargo, Hollywood lleva décadas sin producir nada más que pena e indignación en este campo, con suerte una que otra peliculita que te asusta a ratos. Y lo que da miedo entonces es vivir en un tiempo tan enajenado de sí mismo, tan separado de su experiencia colectiva que es incapaz de producir terror a un espectador que está sentado e indefenso en una butaca en la oscuridad.

Porque es más aterrador subirse a un Tur-bus, The Thing (2011) es una de las ilustres representantes de nuestras películas de mierda.