The Toys That Made Us, serie investigativa de Netflix,  se estrenó hace casi dos años la primera temporada, y hoy regresa con su tercera temporada,  con personajes tan interesantes como Power Rangers, Tortugas Ninja, Mi Pequeño Pony y la lucha libre, la serie explora la nostalgia que reina en los últimos años, para invitarnos a ser parte del recuerdo de como unos pedazos de plásticos diseñados para generar ganancia nos ayudaron a cultivar la imaginación.
 The Toys That Made Us

The Toys That Made Us

Es difícil -por lo menos para quien escribe- comentar series no-narrativas, pues no puedes comentar sobre arcos de personajes, ni decisiones estéticas, en series investigativas todo es simplemente funcional. desde la voz en off, hasta los cortes, los lugares donde se realizan las entrevistas, y las preguntas cumplen una función, llevarnos a recordar el pasado. Sin embrago, en este caso hay una decisión interesante, se dejan de lado las recreaciones, y con esto, el ritmo se vuelve más rápido, al mismo tiempo, se logra reducir la duración de todos los episodios a menos de 50 minutos, el tiempo perfecto para ver un episodio mientras tomas once (o desayunas si eres de esos que ven TV en la mañana)

 

TheToysThatMadeUs, y el capital

Justamente en esta temporada me pasa que sin la rapidez, y la distancia irónica que dan los años, hablar de juegues pensado en la sala de Marketing de una empresa es un poco atemorizador, porque son los juguetes que dieron forma a nuestras forma de pensar el mundo siendo adultos, son los juguetes que de cierta forma nos educaron en la idea del bien, el mal, la masculinidad y la femineidad, nada más que pedazos de plástico que buscan generar riqueza para las compañías que los crean, no hay moral o ética detrás, es capitalismo puro, así, para bien o para mal, es bueno enterarse de las decisiones de marketing que nos entregaron los juguetes con los cuales crecimos, con los cuales nos identificamos, los juguetes que fueron nuestra compañía en tardes solitarias, los juguetes que fueron motivo de verdaderas batallas (metafóricas y reales) en distintas patios/casas/villas y condominios. Es bueno saber como es que lo que llamamos personalidad, y creencia esas cosas que aprendimos en tierna edad, mientras juzgábamos o veíamos TV, son producto del mero capitalismo tardío.

Tags: , , , ,
Cristóbal Sepúlveda-Plaza A veces escribo de cine y series. Me encuentra en Instagram como @usuarionumero42