Cuando me enteré que una productora Alemana quería contar una historia ocurrida en plena dictadura militar en Chile, pensé que eso no podía dar origen a una buena película. Luego agregaron que la historia ocurriría en Colonia Dignidad, y que los protagonistas serían Daniel Brühl y Emma Watson, entonces supe que tenía potencial de ser un desastre. No es que tenga nada contra la pareja de actores, sino que odio la apropiación cultural de la misma forma en que no me puede sentar a ver una película que ocurre en Alemania y los protagonistas hablan inglés, no me puedo sentar a ver una película que ocurre en Chile y todos hablan en inglés. Y en Colonia, pasa esto y claro, las voces en segundo plano sonoro son en español, pero todos los diálogos relevantes para la historia son en inglés, algo que podría ser utilizado de una mejor forma, ambos protagonistas son extranjeros, por qué no explorar la barrera del lenguaje al mismo tiempo que se explora las diferencias culturales y políticas (lo cual debería ser el fondo de la película ), sin embargo, en esta versión europeizada de Colonia Dignidad, el equipo de producción olvidó tratar con dignidad nuestra idiosincrasia, nuestro lenguaje, e historia reciente, transformando uno de los peores episodio de nuestra historia, en el trasfondo para una historia de amor, tratada con la misma agudeza visual que un episodio de Prison Break (sin ánimo de ofender a los fanáticos de Prinson Break)

Venceremos!
Venceremos!

 

Colonia es una mala película, no solo por no ser capaz de tratar el elemento histórico que da base a su narrativa, sino porque teniendo elementos tan profundos para trabajar, posibilidades tan ricas, narrativamente hablando elige contar una historia de amor imposible entre dos europeos que viene a “educar” y “salvar” a los pobres sudamericanos, jóvenes europeos que, imposibilitados de realizar cambios en el viejo mundo, viajan al nuevo a tomar prestada y hacer suya una revolución y un momento político que no les pertenece, quienes al verse envueltos en medio de estos «problemas de derechos humanos” conocen el terror real, pero sufriendo estas atrocidades, quieren escapar, y su primera salida es recordarle a los opresores que son Europeos, como si la condición de haber nacido en otro país los pudiera salvar de la tortura, como si el tener el color de piel y ojos distintos a la etnia que vienen a salvar, los pusiera en un sitial distinto, pero la verdad es que a los ojos de los asesinos y dictadores, somos todos iguales.

Tío Paul contra Emma
Tío Paul contra Emma

 

Colonia falla tanto en su construcción de personajes, como en la forma de retratar la pesadilla histórica que da base a la historia, pero su falla es aún mayor , la película es narrativamente inverosímil, no existe una relación necesaria entre los hechos que ocurren y la forma cómo se desarrolla y termina la historia, lo cual es una pena, porque por fin podría haber visto en pantalla grande los vejámenes y las torturas que ocurrieron dentro de los campos de detención de la dictadura de Pinochet, sin embargo, vemos la historia de amor de dos europeos que están fuera de lugar.

Publicado por Cristóbal Sepúlveda-Plaza

Cristóbal Sepúlveda-Plaza A veces escribo de cine y series. Me encuentra en Instagram como @usuarionumero42

Una respuesta a «MiniReview: Colonia»

Los comentarios están cerrados.