The Kitchen («Las Reinas del Crimen»): una grata sorpresa

2019, dir. Andrea Berloff

por Iván Ochoa Quezada

Los cómics y novelas gráficas no albergan sólo historias de superhéroes. Vertigo Comics, una subdivisión de DC dedicada a publicar historias con contenido más adulto, es el hogar de The Kitchen, historia que Andrea Berloff seleccionó como su debut de realizadora. En él se desarrolla el relato de tres mujeres que toman el mando de las operaciones de sus esposos criminales luego que éstos cayeran presos por el FBI, en la Nueva York de finales de los ’70.

Elisabeth Moss, Melissa McCarthy y Tiffany Haddish son las nuevas reinas del crimen.

La película funciona espléndidamente como entretenimiento y extiende el ya notable currículum de Melissa McCarthy como una actriz dramática de peso. De hecho, las tres mujeres (McCarthy, Elisabeth Moss y Tiffany Haddish) son instrumentales en pavimentar un viaje que desafía las expectativas iniciales, mezclando drama con algo de humor negro y guiando una historia que se vuelve gradualmente más y más envolvente. Tampoco se le puede restar crédito a Berloff por otorgarle a sus personajes un espacio para respirar – espacio que podría haberse perdido entre los artilugios de su trama.

Melissa McCarthy es culpable de robarse nuestros corazones con otra gran actuación.

No obstante, hay un par de observaciones. Si bien nunca es justo comparar, hay un fantasma que ronda las espaldas de The Kitchen: la reciente -y muy superior- Widows (2018), de Steve McQueen. Ambas cuentan con premisas sorprendentemente similares, y aunque su ejecución es tan diferente como su material de origen, entran en un diálogo involuntario cuyo resultado es desfavorecedor para la obra de Berloff. Lo segundo es algo previsible: si bien se espera que una obra con una premisa como ésta sea consciente de sus aristas políticas (su claro abanderamiento feminista), a ratos Berloff introduce este tema a martillazos, resultando en diálogos más hermanados a consignas que a líneas orgánicas y motivadas. De hecho, hay personajes que existen sólo como altoparlantes que explicitan algo que es obvio desde un principio. El problema, por supuesto, no es ni nunca será la expresión de un -ismo, sino la forma bruta y condescendiente con la que se lo maneja.

A pesar de estos percances menores, The Kitchen es sólida como entretenimiento, con buenas actuaciones y en general un aire de buen augurio para su realizadora.

The Kitchen se estrena en salas este 8 de agosto.