The Babysitter: reírse es bueno

The Babysitter es un poco de gore, un poco de sexualidad televisiva, un montón estereotipos, y nada en la trama, un perfecto vacío visual. Lo que las películas para ver la casa deben ser, entretención lo suficiente liviana para poder mirarla mientras escoltas Instagram o Tinder.
The Babysitter
En algún momento de los ochentas se comenzaron realizar películas sólo porque se podía, porque la economía iba bien, había que gastar dinero, y bueno habría que escapar de la situación mundial, The Babysiter tiene un poco de eso es escapismo, es basura visual, es algo para sentarse a mirar un domingo en al tarde cuando nos quedan fuerzas y te cansarte de tomar el sol. Y lo digo como un cumplido. Es un película entretenida que sabe que esta haciendo una película entretenida, que no intenta ser dark o misteriosa, es simplemente superficial, se hace porque se puede hacer y en medio de eso entrega un película que se siente genuina, que es un homenaje a muchas otras películas sin sentirse recargada como lo fue Ready Player One, es simplemente una cartita de reconocimiento a ese cine basura de los ochenta que nos dio tantas satisfacciones.