Dogs of Berlín, un poco de racismo y algo de fútbol

Dogs of Berlín, es una serie sobre el B, y lo oculto de la fama futbolera, mientras al mismo tiempo muestra el lado B de las relaciones humanas, el deseo, la negación/aceptación, la necesidad de pertenecer, de salvar y ser salvado al mismo tiempo, la dualidad y la complejidad de las relaciones humanas.
Dogs of Berlín
La segunda serie producida por Netflix en Alemania debía competir con el fenómeno de su antecesora Dark -una favorita de todos por su complejidad y la relación con el tiempo/espacio- Dogs of Berlín es completamente diferente, es una serie policial cuyo hilo conductor es el asesinato de una estrella de fútbol, todo ambientado en los barrios bajos de Berlín, donde las apuestas, y las mafía son cosas del día a día. Así la brutalidad de la ciudad se traslada a la brutalidad de sus personajes, episodio a episodio defendemos un poco más en la locura y en los conceptos preconcebidos en los cuales se basa nuestra experiencia, poco a poco vamos entiendo al locura en la cual cada uno de los policías, mafiosos protagonistas habita.
Y la locura como normalidad toma peso, así hacia el final de la serie la locura es tan normal que nos damos que cada obsesión por diferente que sea es igual, pues, el fundamento psíquico en el cual se basa es el mismo, no existe el bien ni el mal, no hay bueno ni malos, no salvadores ni asesinos, todo a fin de cuentas es una gran pulsión. Y quedamos reflexionando sobre cual es nuestra pulsión, que e solo ue nos obsesiona, y como es que nos relacionamos o nos parecemos a los protagonistas, nos creamos una narrativa para justificar nuestros actos y parecer buenos a nosotros mimos y a los demás, o aceptamos que vivimos en un mundo de grises done el bien y el mal no es más que un concepto eventual.