Nace Una Estrella: Lady Gaga Destaca en la Autocomplaciente Película de Bradley Cooper

Sólo para despejar las dudas, sí, Lady Gaga encarna con una efectividad conmovedora la estrella en ascenso que da título a Nace Una Estrella. Este debut como director Bradley Cooper, quien además actúa, canta y co-escribe. Pero el talento de Gaga eclipsa a su compañero incluso cuando éste le escamotea tiempo de pantalla y es el corazón de la cuarta adaptación de una dinámica que ya alcanza niveles mitológicos en la escena hollywwodense: la historia de amor entre una joven con una promisoria carrera por delante y un decadente artista alcohólico.

La “Nace Una Estrella” de Cooper, que se extiende por innecesarios 136 minutos, tiene un tratamiento errático y cercano que busca transmitir la espontaneidad de un show en vivo construyendo una intensidad que funciona en tanto sostiene el comienzo de la relación entre Jack y Ally. La naturalidad con la que Gaga se presenta “sin maquillaje” como esta frustrada cantautora sumado a la genuina fascinación por ella que Cooper nos muestra marcan el éxito de la primera mitad de la película. Que va desde el momento en que se conocen hasta el primer paso concreto que toma Ally para lanzar su carrera.

Y justo cuando nos han persuadido del valor artístico de Ally y queremos continuar viéndola en el escenario, la película transita hacia esta otra narrativa. Esa en la que Jack se derrumba por una combinación de malos hábitos, desilusiones y expectativas equivocadas. Porque después de todo, qué es “Nace una Estrella” sino la historia de un hombre incapaz de lidiar con el éxito de su mujer y simplemente estar feliz por ella. La incapacidad de Jack por dar un paso al costado y ser simplemente el apoyo de la estrella que él mismo se precia de haber descubierto – de hacer por ella, lo que su hermano hizo por él- deja al descubierto que a pesar del look contemporáneo, la película de Cooper continúa haciendo la vista gorda a un problema de ego masculino evidente.

nace una estrella - gaga

Adicionalmente, Jack le ofrece a su pareja (y a nosotros) una serie de observaciones sobre la autenticidad en el arte y la importancia de “tener algo que decir” que contrastan con la dirección pop que toma la carrera de Ally. Observaciones que, viviendo de una superestrella cuyo su primer proyecto como director es una mega-producción sobre la fama, resulta por lo menos problemático. Después de todo ¿no es la adoración de las masas la condición de posibilidad de la industria que dio a luz tanto la carrera de Cooper como la CUARTA adaptación de Nace Una Estrella?

Y qué mejor muestra de las contradicciones prioridades de la película que su escena final. Una devastada Ally se arma de fuerzas para interpretar la canción que le escribió Jack frente a una conmovida audiencia. Un momento íntimo y profundamente significativo para Ally y que Gaga interpreta con una precisión inquietante. Y en su momento culmine, cuando nos sentimos más cerca del dolor de su protagonista, nos interrumpe un corte y un flash back a la interpretación de Cooper de la misma canción. No vaya a ser que se nos olvide -y a todos esos señores de La Academia que casualmente estén viendo la película- quién está detrás de Nace una Estrella.

“Nace una estrella” llega a nuestra cartelera este 11 de Octubre.