Bodyguard: La Popular Serie de BBC Que Llega a Netflix en Octubre

Menos de 10 minutos le toman a David Budd (Richard Madden) para presentarse como padre protector y policía ejemplar en el primer episodio de Bodyguard. Frustrando un ataque terrorista a bordo del tren en el que viajaba con sus dos pequeños hijos, con resultado de cero víctimas fatales, porque Budd es de los chicos buenos y arriesga su propia vida para salvar la del atacante. Una secuencia heroica y emocionante que juega con las convenciones del género y sin embargo, se las arregla para evidencia la humanidad de su protagonista quien lejos de ser el artificial modelo de “masculinidad” temeraria deja entrever el pánico genuino que siente en una situación de ese calibre.

Budd es un joven veterano recientemente divorciado y que, gracias a su sobresaliente actuación en la crisis del tren es asignado como escolta de la ministra Montague (Keeley Hawes), polémica figura del gobierno británico por su constante apoyo a las operaciones militares en Medio Oriente. Lo que sigue es una persecución tipo quién-está-detrás-de-qué con elaboradas secuencias de ataques públicos suficientes para hacernos cuestionar a cada uno de los involucrados.

LEER MÁS: LA 3° TEMPORADA DE DAREDEVIL Y OTROS TÍTULOS QUE SE ESTRENAN EN NETFLIX EN OCTUBRE

 

Con pequeños giros como éste la nueva serie de Jed Mercurio construye un suspenso sostenido que no da tregua a lo largo de sus 6 episodios. Sumado a los sólidos paralelos que establece con el actual panorama político del Reino Unido y las severas consecuencias domésticas de sus más recientes incursiones militares, parecen ser la base del repentino éxito de Bodyguard, esta serie de BBC One que estará disponible en Netflix a partir del 24 de Octubre.

Una prometedora primera temporada que igualmente queda al debe. La economía narrativa necesaria para contar el drama político que rodea a Budd en sólo seis episodios deja importantes temas fuera, el que más resentimos es su propia lucha con los fantasmas de la guerra y que juega un rol central en el desarrollo de esta entrega. Eso y el inconcluso comentario sobre el drama de los conflictos armados contemporáneos que dejan profundas heridas en la población civil. Temas relevantes que son postergados en favor de la acción, pero que dada su severidad merecen de una reflexión mucho más rigurosa.