Series: The Good Place, intentando ser mejores

The Good Place

Primero un poco de contexto: The Good Place es el pueblo donde todos los que han sido buenos en su vida terrenal van a pasar la eternidad. Michael, es el  arquitecto del pueblo. Eleonor es la que no pertenece allí, y con la ayuda de Chidi intenta cambiar y ganarse un lugar en The Good Place. Conocen a Tahani, la contraparte de Eleonor, una persona demasiado buena.

Bajo esta premisa Chidi comienza a enseñar filosofía ético-moral a Eleanor y a medida que la serie avanza vamos conociendo más sobre la vida en terrenal de estas (no tan) buenas personas, hasta comprender que The Good Place  (spoilers!) es en realidad The Bad Place. Es todo un engaño, todos son en realidad demonios disfrazados que buscan encontrar la mejor forma de torturar a este grupo de humanos. Esa es más o menos la presentación que se hace de The Good Place, más allá de eso podemos leer a la serie como una reinterpretación de la obra de Jean Paul Sartre: Sin Salida

 

THE GOOD PLACE
THE GOOD PLACE — Jameela Jamil as Tehani, Manny Jacinto as Jianyu, Kristen Bell as Eleanor, D’Arcy Carden as Janet, William Jackson Harper as Chidi, Ted Danson as Michael

The Good Place y Jean Paul Sartre, una relación Sin Salida

Sin Salida (No Exit, 1962, Jean Paul Sartre) es una obra en la cual tres personajes: Estelle, Inez y Garcin, quienes han fallecido recientemente, son condenados a pasar la eternidad juntos en una habitación. A medida que avanza el tiempo se conducen mutuamente a la locura sacando a relucir las inseguridades de cada uno. ¿Recuerdas esa frase cliché: el infierno son los otros? Es más o menos eso.

LEER MÁS: SERIES RECOMENDADAS, FINAL SPACE

En la revisión para la televisión de la idea de Sartre, a los tres personajes principales se les quita el conocimiento sobre su situación, así, se comienzan a desquiciar los unos a los otros sin darse cuenta de que en realidad se están torturando. el pasar tiempo juntos es una tortura porque es imposible ser realmente buenos entre ellos, encontrarán cada pequeño defecto o inseguridad del otro para dejarlo de manifiesto. En medio de esto esto, y eventualmente después de mucho tiempo, a medida que la amistada va floreciendo logran el re-conocimiento de su situación  pero pierden la memoria. Típico Plot Device para lograr más temporadas.

Evidentemente la obra de Sartre dista de ser cómica. En cambio, The Good Place se las arregla para no sólo encajar en el género sino que hacerlo con efectividad. Logra sacar risas por medio de las tristezas de los protagonistas, también gracias a la existencia del personaje “idiota”, Jason es el alivio cómico que tiene sus mejores momentos aún estado en silencio.

Logran los personajes ser mejores por medios de las aventuras y penurias?

¿Logramos todos ser mejores personas por medio de lo que aprendemos? ¿son nuestras acciones las que definen nuestro contenido moral? O ¿es la moral más bien un ejercicio mental imposible de cuantificar? ¿Existe un yo que pueda ser condenado o premiado más allá de la vida terrenal? Mucha preguntas para un simple review.

The Good Place acaba de estrenar su tercera temporada y la serie en su totalidad se encuentra disponible en Netflix.