Bojack Horseman: Los Mejores Momentos de su 5° Temporada

A estas alturas ya sabemos qué esperar de Bojack Horseman: la redención que nunca llega, un par de reflexiones sobre los vicios de esa industria a la que continuamos recurriendo una y otra vez, adultos que no saben qué significa ser adultos, y las muchas aristas de las disfunciones familiares. Y aunque hay un poco de todo lo anterior también en su quinta temporada, aquí algunas de las sorpresas que hacen que valga la pena seguir dedicándole nuestros fines de semana:

I. Viajes Personales

Aunque los flashbacks siempre han formado parte de los recursos narrativos de la serie, con momentos especialmente poderosos como el episodio dedicado a los confusos recuerdos de Beatrice la temporada anterior, este año están dedicados a aquellos que rodean a Bojack. Personajes como Princess Carolyn y Diane reciben episodios enfocados en sus luchas personales. E incluso el hasta aquí superficial Mr. Peanuttbutter vive su introspección durante el capítulo 8: “Mr. Peanutbutter’s Boos”.

Pero no son aproximaciones arbitrarias porque esta es una temporada enfocada en el crecimiento. En “The Dog Days Are Over” Diane intenta dibujar sus propios límites en un episodio que retrata la difícil conciliación entre satisfacción personal y la perpetua idealización de la vida que vemos a través de los medios digitales. Y la respuesta es poco satisfactoria, pero en perfecta sincronía con el ethos de la serie: no existe ninguna tierra mágica cuyos exóticos habitantes posean respuestas a tus crisis existenciales. Hay cosas que nos e resuelven comiendo, rezando y/o amando.

Por otro lado, Princess Carolyn ha lidiado constantemente con la dicotomía entre carrera exitosa y maternidad. En “The Amelia Earheart Story” llegamos a conocer la raíz de su aparente egoísta ambición, catalizada por la miseria de su madre y de una jerarquía social que agobia. Aunque la desoladora historia de Bojack, criado en el otro extremo de la escala social prueba que para la serie, la miseria trasciende las clases. El éxito profesional es la forma que tiene Princess Carolyn de demostrar que no es su madre (otra de sus semejanzas con nuestro protagonista), y la maternidad puede ser su única oportunidad de hallar compañía y afecto.

Y Mr. Peanuttbutter, que hasta ahora había tenido un rol funcional a las necesidades dramáticas de Bojack y a la comedia de la serie, obtiene algunas respuestas sobre porqué su vida parece una eterna sitcom noventera. Revivir la misma fiesta de halloween recordando las tortuosas experiencias de sus cuatro parejas es un recordatorio del infantilismo que endiosamos. Al igual que las historias anteriores y la del propio Bojack, la reiteración nos advierte cómo el único agente real de cambio en nuestras vidas somos nosotros mismos.

II. Emociones que nos incomodan

Es la premisa de Kidding, la recientemente estrenada serie de Michel Gondry, emociones que no pueden verbalizarse y la profunda incomodidad que nos provoca la muerte. Aunque la aproximación de Bojack Horseman es distinta, se centra en todo eso que nos callamos a nosotros mismos -la culpa, la rabia,etc- y que terminamos sublimando en castigos autodirigidos que nunca llenan el vacío del que surgen.

En “Free Churro” Bojack se pasa cerca de media hora dando un discurso de despedida (spoilers) en el funeral de su madre, frente a un grupo de deudos a contrata. Un episodio que se presenta como el obligado rompecorazones de la temporada, pero que al forzarnos a presenciar el incómodo monólogo de Bojack no sólo evidencia la imposible relación que tenían él y Beatrice sino que arroja luces sobre algunas de nuestras propias inconsistencias generacionales: la necesidad de una audiencia de desconocidos frente a quienes proyectar el “yo” que quisiéramos ser.

Bojack Horseman

Pero su conclusión supone una cuestión más grave, cómo a menudo son los extraños capaces de ofrecer el consuelo -aunque sea uno en forma de churro- que no encontramos en nuestras propias casas. La alienación que podemos hallar en medio de la familia y las consecuencias de crecer en soledad.

III. Riesgos Narrativos

Lo que convierte a Bojack Horseman en una buena serie no es su capacidad para explorar las miles de aristas del dolor que padecemos quienes habitamos en este mediatizado contexto. Sino el ser capaces de sacar el máximo provecho al formato.

La serie ha tomado riesgos narrativos en el pasado. Pensemos en el aplaudido episodio mudo de su tercera temporada y esta nueva entrega tiene unos cuantos. Aunque el más interesante es el ejercicio que vemos en “INT. SUB” capítulo contado completamente desde la perspectiva de dos personajes hasta ahora ajenos a la serie. Visiones que más que cómicas ofrecen algún grado de objetividad a los conflictos de estos personajes que ya parecen tan cercanos.

bojack horseman - ep 07

Todo lo cual suma a una temporada que por fin comienza a permitir cambios reales en personajes que, como en la mayoría de las series animadas, deben su subsistencia en el tiempo a permanecer congelados. Este podría ser el real valor de la 5° temporada de Bojack Horseman, atreverse a destrabar los conflictos de sus protagonistas transformándolos. Al menos, esta es la promesa de su episodio final.

Los 12 episodios de la quinta temporada de Bojack Horseman ya están disponibles en Netflix.

Comentarios