El Ángel – En Cartelera

“El mundo es de los artistas y de los ladrones, el resto tiene que trabajar”  Le dice Ramón (Chino Darín) a Carlitos (el debutante Lorenzo Ferro), una sentencia que aunque ondera encapsula además la aproximación que toman Luis Ortega y su equipo respecto de la controversial historia de Carlos Robledo Puch. La historia de un asesino y ladrón con “cara de ángel” que en esta estetizada versión de Ortega aparece como una seductora e inquietante figura cuya crueldad es sólo equiparable a su ligereza.

Por su contexto -principio de los 70s- la película goza con la nostalgia apelando a nuestra memoria colectiva y cariño por lo kitsch. Ampara sobre todo en su banda sonora, El Ángel busca encantar subrayando ese imaginario pop apolítico, o profundamente político en su pretendida despolitización, con el que creció toda una generación. Sin embargo, la despreocupada rutina asesina de Carlitos no logra, ni a fuerza de formalismos y guiños a los jedis del género (Kubrick, Scorsese y hasta Tarantino) imprimir el terror o la inquietud necesarias para sostener una historia que se extiende por cerca de dos horas.

Primero, en su representación de la violencia Ortega adopta una actitud similar a la de su protagonista: relativa indiferencia. No obstante se deja entrever una cierta sensación de peligro a través de la palpable frustración sexual de Carlos, la película se pierde en su propia fascinación por “El ángel de la muerta” y olvida una de sus características más atractivas: el contexto.

El angel

Y antes que piensen: no que lata, otra charla sobre las películas y la política, etc.. no se trata de imponer una explicación racional a las “desviaciones” de Carlitos, ni siquiera de aprovechar la plataforma cinematográfica para hacer un panfleto, sino porque en las pequeñas sugerencias que hace El Ángel sobre la situación del país, aparece un peligro profundo, impalpable y aterradoramente real. Los check points, la visible presencia de militares armados y la absoluta desconfianza en las “fuerzas de orden” cobran fuerza justamente cuando se les esquiva pero lamentablemente su amenaza se diluye en favor de más secuencias sobre el desapego de su protagonista.

El Ángel ya está en cartelera.