Recomendados de Netflix: Anon


Recomendados de Netflix: Anon

La personalización casi absoluta de los espacios y el rendimiento aparentemente voluntario de la intimidad son los ejes de Anon, lo nuevo de Andrew Niccol disponible en Netflix desde el pasado 4 de Mayo.

En un futuro en que la tecnología es parte íntegra de nuestro cuerpo, el registro visual de nuestro día a día se almacena dentro de nosotros y está siempre disponible para el escrutinio público o privado, según las circunstancias. Gracias a esta exacerbada pesadilla panóptica, que los ciudadanos habitan con toda naturalidad, las cifras de crímenes violentos se reducen a niveles óptimos y el trabajo de las policías se limita a resolver hurtos y disputas domésticas.

 

En este escenario, el detective Frieland (Clive Owen) investiga una serie de asesinatos. ¿Qué tienen todas las víctimas en común? Haber contratado los servicios de una diligente hacker con la capacidad con la capacidad de hacer desaparecer ciertos eventos del registro personal de cualquiera, de hacer desaparecer ciertos eventos del registro personal de cualquiera. Aunque la real peligrosidad de esta Anon (Amanda Seyfried), es que su anonimato pone en peligro la estructura de un orden que parece haber conseguido erradicar la violencia, esto es y como diría nuestra propia protagonista, para quien no esté mirando de cerca.

Entre todas sus proyecciones sobre las transformaciones técnicas que nos esperan a futuro, y sus observaciones sobre las consecuencias de esta intromisión en nosotros, Niccol acierta al mostrar que la vigilancia constante y la falta de privacidad no sólo afectan la relación que tenemos con el Estado, sino sobretodo nuestras propias relaciones personales. Dándonos pistas de cómo, por ejemplo, podría llegar a ser el matrimonio cuando no hay espacio para ocultar nada.

anon- clive owen

Ésto y la noción de una publicidad que se proyecta desde y para nosotros, en un mundo de paredes lisas y vitrinas vacías que operan como fachada de un contenido que cambia según quién lo mire, son las ideas más interesantes de Anon. Nociones que, sin embargo, se disuelven en el suspenso detectivesco similar pero nunca superior a otros como Minory Report. Al final, se trara de una película que termina reduciendo sus mejores atributos a simples enunciados.

¡Todas buenas razones para darle un lugar en el menú de maratones!