#SANFIC13 El Otro Lado de la Esperanza


#SANFIC13 El Otro Lado de la Esperanza

En una primera lectura la premisa de El Otro Lado de la Esperanza, lo nuevo de Aki Kaurismäki presente en la parrilla del SANFIC 13, parece en completa sincronía con la solidaridad progre que nuestra generación tanto gusta ostentar en RRSS. Pero lejos de ser un ejercicio de narcisismo autogratificante, sacudiéndose del esquema hollywoodense del héroe primermundista que llega al rescate de las naciones menos civilizadas afortunadas, el realizador finlandés revela -con esa belleza de los feo, que tan bien ha sabido implementar junto a Timo Salminen– a sus dos protagonistas por lo que son, dos hombres intentando sobrevivir las hostiles circunstancias que le toca enfrentar a cada uno. Y en esta lucha cotidiana, en la necesidad primordial por vivir otro día, ambos son iguales.

La película comienza con Khaled (Sherwan Haji), un joven sirio arribando a Helsinki en busca de refugio luego de perder a casi toda su familia en un atentado incendiario que destruyó su hogar en Alepo. Las reacciones son mixtas hasta que su camino se cruza con el de Wikström (Sakari Kuosmanen), un hombre que acaba de dejar atrás su vieja vida para comprar un restaurante.

Pero Wikström no es una atractivo hombre (blanco) de mediada edad liberado de una vida mediocre para cumplir su sueño, ni se convierte en el redentor de toda su raza al ayudar a Khaled cuando las instituciones finlandesas le han fallado. Así como tampoco Khaled es una pobre víctima del conflicto de su región que debe hacer público su dolor para conseguir un poco de empatía, y por eso permanece casi indolente cuando las autoridades le informan que a pesar de haber tenido que desenterrar los cadáveres de sus padres que yacían bajo los escombros de lo que fue su casa, Alepo no es considerada una zona de peligro extremo.

El Otro Lado de la Esperanza

Una estructura que puede parecer extraña para quienes no estén familiarizados con la comedia de Kaurismäki. O para quienes prefieran historias catárquicas que reafirmen las bondades de occidente versus la irracionalidad bélica de los conflictos en medio oriente. El Otro Lado de la Esperanza no es una película sobre figuras morales ejemplares que deberíamos aspirar a ser sino una película sobre las personas que somos, con nuestra apatía y nuestra empatía, es sobretodo un relato humano sobre las dificultades cotidianas y el valor que se requiere para sobrellevarlas, con ese dejo de optimismo propio de su cine.

Pueden ver El Otro Lado de la Esperanza en la Cineteca Nacional el sábado 26 de Agosto a las 18:00 hrs, y en el Cine Hoyts La Reina el domingo 27 a las 16:00 hrs. Revisa la programación completa y precio de las entradas aquí.