Dunkerque (Dunkirk) – En Cartelera


Dunkerque (Dunkirk) – En Cartelera

Dunkerque es la última arremetida de Christopher Nolan contra la violenta invasión del digital y la multiplicación de pantallas en dispositivos domésticos. Una defensa férrea a la alicaída experiencia cinematográfica en la sala de cine, disminuida tanto por la precarización en la calidad de las películas que llegan a cartelera, como por la proximidad y confianza que le otorgamos a nuestros aparatos inteligentes. Una suerte de grito a viva voz: ¡El cine vive y respira en pantalla grande! ¡Que no te engañen!

Filmado casi en su totalidad en 70mm, es la vastedad lo primero que resulta abrumante. Lo insignificantes que parecemos al lado de la pantalla, lo fuera de lugar que parecen los niños-soldados en medio de la guerra. Y así como no hubo tregua para las tropas británicas mientras aguardaban el rescate en la playa, tampoco la hay para nosotros porque Nolan se empecina en que experimentemos cada segundo de la persecusión, con la máxima fidelidad de la que es capaz el cine, en cada uno de los frentes de combate.

Los diálogos con pocos y mezquinos, y a la sobreexplicación que opacó algunas (varias) otras de sus películas le reemplazan interacciones breves en contraposición a la locuacidad de una cámara que busca reproducir el terror de peligro constante, la frustración de no poder volver a casa, y la belleza de una paisaje que permanece indiferente a la crueldad de la que es escenario. Insistiendo en su causa, se las arregla para sortear las dificultades que significa utilizar una cámara con poca movilidad y aún así imprimirle fluidez, priorizando los efectos prácticos a los sustitutos virtuales. Como él mismo reconoce, una de sus película más ambiciosas y lo ya sentenciado por muchos, también la mejor.

Dunkerque - Dunkirk

Como película de guerra y drama histórico, Dunkerque es una experiencia estética antes que política. Más allá de la premisa obvia: la guerra es capaz de sacar lo mejor y lo peor de cada uno, poco nos dice Nolan sobre la naturaleza del mal, o la erosión del espíritu humano (sigue estando más cerca de Inception que de Apocalypse Now). Sin embargo, existe un ánimo por proclamar lo azaroso del campo de batalla y la total falta de justicia cuando se trata de quién sobrevive. En virtud de lo cual no se ocupa reiterando la vileza nazi, construyendo a un enemigo con la que ya estamos más que familiarizados, en cambio, lo convierte en el peligro invisible, presente y ausente, sinécdoque de una amenaza mayor e ineludible: la muerte.

Apegándose a la historia, Dunkerque tiene su cuasi final feliz. Aunque en la continuación de las composiciones de Hans Zimmer, en la impasible voz de Tommy (Fionn Whitehead), a quién por fin escuchamos -reproduciendo las palabras de otro- sabemos que ese hogar al que tanto desearon volver ya no existe, o mejor, lo pueblan también ahora las pesadillas que cargan consigo los soldados.

Dunkerque - Dunkirk - boat

Dunkerque (Dunkirk) se estrena es nuestro cines el próximo 27 de Julio.