War Machine – En Netflix


War Machine – En Netflix

War Machine prometía ser una sátira tipo The Big Short que mostrara la abismal irresponsabilidad operativa que mantiene funcionando la máquina de guerra. Hasta cierto punto, representa la fragilidad emocional de aquellos encargados de tomar las decisiones importantes y de trasmitir la frustración de los involucrados. Es, después de todo, la historia de un general ególatra contratado para hacer lo opuesto a sus ambiciones: sentarse y esperar.

Sin embargo, la película termina siendo una accidentada comedia que se queda corta en la crítica, y se excede en la hiperbólica representación de una historia en parte verídica. La narrativa bélica requiere de épica para ser vendida (es cosa de revisar los documentales propagantísticos también disponibles en Netflix), pero una vez allí, los esfuerzos motivacionales van decantando. John Carpenter entendió bien como, pasada la novedad, incluso la más noble de las empresas aparece como una tediosa rutina y que, sin la inmediata preocupación del público, la voluntad política necesaria para su realización también desaparece. Este es el gran comentario de esa joya, Dark Star. Y pudo ser también el gran mensaje de War Machine.

Pero hay mixturas que simplemente no funcionan como se espera. Este es el caso de esta colaboración entre Brad Pitt y David Michôd. Quizá sea por la diferencia generacional, pero Michôd adolece del pesimismo de Carpenter y construye una película cuyo guión contiene el potencial para denunciar la obscena indiferencia que sustenta a la política contemporánea, la que prima las apariencias y la “imagen país” a la vida, pero no es capaz de concretarla. Porque no termina de decidirse entre la comedia y el drama que son, a veces, irreconciliables.

War Machine - Tilda Swinton
<3

Por un lado tenemos la narración sarcástica que contrapone la seriedad del conflicto, con la irrisoria dinámica entre McMahon y sus subalternos. Por otro, el terror de los jóvenes soldados enviados a combatir un enemigo que no puede confrontarse con armas. Lo que convierte a War Machine en una película que funciona a ratos, cuando se adentra en cada registro pero no cuando intenta conciliarlos. La discusión que propone es urgente, y es imposible negar que se trata de una buena película, pero no una memorable.

War Machine ya está disponible en Netflix.