Hacia Rutas Salvajes [Libros]


Hacia Rutas Salvajes [Libros]

En Marzo pasado Ediciones B publicó la edición especial conmemorativa de los  20 años de Hacia Rutas Salvajes,  el libro que inspiró Into The Wild (la cual siempre será recordada por el soundtrack de Eddie Vedder, más que por la película dirigida por Sean Penn) El libro escrito por Jon Krakauer se basa en la investigación y seguimiento del caso que el autor realizó para su reportaje original sobre Chris McCandless –el joven que a los 24 años internó sin la preparación adecuada en Alaska. Además de las entrevistas,  Krakauer recurre a distintos tipos de artificios para intentar introducirnos en la mente del hombre solitario, el tipo de persona que  es capaz de dejarlo todo por la posibilidad de encontrarse a sí mismo.

Hacia Rutas Salvajes, un poco de historia

En abril de 1992, Chris McCandless, de veinticuatro años, se internó, solo y apenas equipado, por tierras de Alaska. Había regalado todo su dinero y abandonado su coche, y soñaba con una vida en estado salvaje. Cuatro meses más tarde, unos cazadores encontraron su cuerpo sin vida.

¿Es McCandless el nuevo prototipo de  idealista?  
¿La nueva clase de hombre que busca lo que perdimos al civilizarnos? 
¿La nueva clase de aventurero que basa su conocimiento en la experiencia vicaria en lugar de la experiencia real?

Si es así -y a manera muy personal- me queda claro que si la nueva clase de aventureros necesita llevar un libro para distinguir las plantas comestibles de las venenosas, entonces más nos vale no iniciar la tercera guerra mundial.

Hacia Rutas Salvajes, el libro VS la película

Quienes se acerquen a la lectura del libro luego de ver la película encontrarán que en la versión cinematográfica los personajes son mejores dibujados y se sienten  más reales que de la forma en la cual los presenta  Krakauer, se nota que la pluma de Krakauer proviene de la noticia, del hecho, de la narración del suceso antes de su significado, de poner en evidencia más que de interpretar o extrapolar aquello que se presenta. El libro así termina siendo más una recolección de anécdotas cuyo eje central bordea los ideales que sigue  McCandless, cuando lo realmente interesantes es McCandless mismo, sin ser mediado por otros, lamentablemente nunca podremos conocer lo que realmente pasaba en su cabeza.