The Get Down [Series en #Netflix]

The Get Down

The Get Down [Series en #Netflix]

Hay quienes dicen que The Get Down es mala porque sus episodios duran demasiados. Hay quienes dicen que The Get Down es mala porque es caótica (y a veces parece sin sentido). Mucha gente que dice que The Get Down nunca será una de las series insignes de Netflix porque se estrenó luego del -gran- éxito de Stranger Things. Sin embargo, yo creo que The Get Down es una de las mejores series de Netflix.

The Get Down, Cadillac y la onda disco, el enemigo a vencer
Cadillac y la onda disco, el enemigo a vencer

Y es que sobrepasa con creces la lentísima Love, la extremadamente millennial 13 Reasons Why, y a ese bodrio con forma de serie que es The OA, por nombrar solo algunas. Es una serie difícil de entender porque se desarrolla en un entorno difícil, es una serie difícil de digerir porque se desarrolla en un entorno difícil de digerir, es una serie que mezcla figura y fondo, que se escapa de los márgenes establecidos por la industria para encontrar su propio ritmo, un ritmo vertiginoso, cambiante, rápido comoelrirmodelmismohip-hopdelcualestáhablandodondeparecequevasparaunlado, pero de pronto todo cambia. Se mueve, y vuelve a un inicio.

Puede que no sea la serie más ordenada o la serie que elegirían para ver en maratón pero eso está bien, porque no es “La Bella y la Bestia” (en ninguna de sus aburridas versiones) es una historia de gente a la cual le quieren arrebatar lo único que tienen, lo único que los convierte en personas: Su Identidad.

 

Ezequiel y Mylene
Ezekiel y Mylene

The Get Down, la trama

La serie ocurre a finales de la década del 70 en el Bronx, Nueva York. Y por medio de los Get Down Brothers conocemos el inicio del Hip-Hop, un movimiento que se transforma en la catarsis y salvación de jóvenes oprimidos. Ezekiel y Mylene son el foco principal de esta reconstrucción del mito que incluye, en dosis iguales, baile, gánsters, religión, drogas, miseria, política, sueños y la realidad frente a la que se encuentran de golpe día a día los marginados por la cultura dominante. Allí se deben enfrentar a Papa Francisco Fuerte, un monigote de la política, deben luchar contra los prejuicios de los blancos, deben luchan contra los DJs y MC de las bandas rivales, contra Cadillac y la onda disco, y sus matones y su tráfico de droga.

Una serie que hay que revisar con tiempo y con calma, sin el apuro de querer consumir  los 11 episodios en 11 horas, sino que como un buen vino, debe dejarse respirar para entender los matices.