Grace & Frankie Tercera Temporada


Grace & Frankie Tercera Temporada

Grace & Frankie prueba que la universalidad de las historias no tiene que ver con que nos parezcamos a sus protagonistas. Es una serie sobre señoras pero no necesariamente para señoras. A través de sus tres temporadas ha probado ser una serie para todos los que alguna vez nos hemos sentido invisibles, o irrelevantes, o emocionalmente incapaces.

 

En esta tercera temporada por fin vemos madurar los frutos sembrados durante la primera. Esos estereotipos tempranos; la hippie, la neurótica, la sumisa, la cazahombres, el drogadicto y el gay reprimido, han crecido hasta convertirse en personajes complejos cuyas luchas internas son sorpresivamente parecidas a las nuestras. Y en el cruce generacional se evidencian las similitudes. Grace y Brianna tienen que aprender que la vulnerabilidad es necesaria para construir intimidad, Mallory y Robert tienen que hacerse de coraje para enfrentar los prejuicios, mientras Frankie y Coyote tienen que hacer las pases con sus enfermedades y dejar de vivir con miedo a que los domine.

Hasta hace poco aún estábamos tratando de decidir dónde ubicar a Grace & Frankie en el espectro comedia/drama pero gracias al neologismo sadcom, podemos dejar de lado los intento de clasificación y disfrutar de ambas facetas complementarias. En esta temporada, Marta Kauffman continúa explotando la incomodidad cómica de temas tan ineludibles como la muerte, y la sexualidad. Aprovechando el talento de Jane Fonda y Lily Tomlin, para explorar las vicisitudes del desafiante marketing de dildos para señoras.

Jane Fonda y Lily Tomlin lidiando con lo único más desafiante que conseguir un crédito de consumo a los 70 años: trabajar con millenials.

Como suele ocurrir con series breves que abarcan un número importante de personajes, a veces Grace & Frankie pierde un poco el foco. Especialmente con la aparición de Allison (Linsey Kraft) en una dinámica con humor tipo HIMYM, que se siente bastante ajeno al tono general de la serie.

De todos modos, esta es su temporada más humana. Porque se desarrolla en un momento en que todos sus personajes han ganado cierta independencia. En que pueden dejar de definirse como mera oposición a aquellos que los dañaron (los esposos infieles, los padres severos, los fachos) para permitirse un equilibrio y madurar.

Grace & Frankie sigue siendo una de las mejores comedias de Netflix, y sus tres temporadas ya están disponibles para maratonear.