[Review] Elle: Rechazo a la Victimización en lo Nuevo de Verhoeven


[Review] Elle: Rechazo a la Victimización en lo Nuevo de Verhoeven

Perfect Match: Isabelle Huppert y Paul Verhoeven en una adaptación de la novela de Philippe Djian. Ostentando su merecido Golden Globe a mejor película extrajera, Elle es un oasis en un desierto de películas panfletarias o derechamente mediocres. Una película que, aunque premiada por la industria, participa de una sensibilidad completamente distinta a la de Hollywood; dibujando el perfil de una heroína compleja y provocativa que pone en entredicho varias -sino todos- los estandartes de género que se defienden con tanto ahínco hoy, en redes sociales.

Elle es un estudio sobre la psiquis de su protagonista, Michèle Leblanc, una exitosa mujer que como tantas otras debe lidiar cotidianamente con el escepticismo de sus empleados y la ineptitud de sus pares negándose a presentarse a sí misma como una víctima aún cuando la vida la ha sometido a más de un trauma. En vez de erigir el a ratos autocomplaciente discurso de victimización, se niega a obsequiar a sus victimarios el placer de verla derrotada. Lo que hace en cambio es explotar con inteligencia las debilidades de sus contendores, muchos de los cuales forman parte de su propia familia. Desmitificando creencias tan arraigadas a nuestra cultura como que los gatos son mejores mascotas que los perros (broma).

O no?…

Una película que muestra cómo el humor es una parte vital del modo en que asimilamos la tragedia, un gesto humano que delata mecanismos más complejo que el simplismo de la burla. La crudeza de Verhoeven y la fuerza innegable de Huppert dan vida a una de las mejores películas del 2016. Sin ser una película de terror, nos obliga a querer cerrar los ojos cada tanto, a cerrar los ojos frente a las preguntas que formula y los problemas que devela. Y la delgada línea que insiste en subrayar, entre lo perverso y lo “normal”. Recordándonos algo que hemos tratado de olvidar con tanta insistencia: que el mal no es esa entidad lejana, fea e inconcebible que quisiéramos sino una pequeña parte de lo que todos somos o podemos llegar a ser en potencia.

Para los amantes del cine, y para aquellos que sienten que su amor flaquea, pueden verla en algunas funciones en el Normadie.