[MiniReview] “Capitán Fantástico” y como devolverle el poder al pueblo


[MiniReview] “Capitán Fantástico” y como devolverle el poder al pueblo

¿Se acuerdan el hashtag #EducaciónDeCalidad? Captain Fantastic es una exploración sobre el ideal platónico del cultivo intelectual y la importancia de resistir las ideas con las que crecemos. Viggo Mortensen es un outsider que cría a sus seis hijos aislados del mundo postmoderno, y que debe guiarlos a través de un forzado tour por la mundanidad de nuestro tiempo.

Crianza y luto son los temas principales del viaje de una familia que, al contrario de los von Trapp escapando de las nazis, deben internarse en la perversa mixtura de una sociedad de la que reniegan para rescatar a su madre y cumplir su última voluntad. Una película que sin la necesidad de recurrir a ninguna voltereta formal logra contar con humildad la excursión de la familia, y el cómo se someten a preguntas y críticas para las que no siempre tienen respuesta. Que logra con esto esquivar el panfletismo doctrinario, pero que al final establece su dialéctica de posturas que terminan transformando el estilo de vida de sus protagonistas, devolviéndolos a un otro orden.

Sí, se enfrentan a un mundo que respeta la educación en casa siempre que los niños estén aprendiendo la de moral Jesús, no la de Aquiles. Pero no se trata de una película que busque la transvaloración de todos los valores, sino una en favor del diálogo, porque a pesar de lo extremadamente contrario del estilo de vida de Ben y su familia, el sistema es lo suficientemente flexible como para permitirles subsistir dentro de él sin la necesidad de impulsar cambios estructurales reales.

Porque es una película optimista, familiar, que nos muestra cómo, aunque temamos la creciente estupidización de las futuras generaciones, no todo está perdido. Al final, sus protagonistas cambian, se reconcilian con esos aspectos de sus vidas que les parecen equivocados y reafirman sus convicciones, pero ese mundo del culto al consumo, de la fabricación artificial de necesidades y deseos, permanece inamovible.