[ESTRENO] Hasta el Último Hombre (Hacksaw Ridge)


[ESTRENO] Hasta el Último Hombre (Hacksaw Ridge)

La erosión de la fe, de nuestro sistema de creencias en general, quedó en evidencia en un año marcado por la inestabilidad política y la beligerancia palpable. Un contexto que vuelve pertinentes reflexiones como la que Mel Gibson nos presenta en Hacksaw Ridge, que hoy llega a nuestra cartelera como “Hasta el último hombre”.  Una película que con la crueldad visible que caracteriza sus trabajos anteriores, explora la integridad de Desmond T. Doss (Andrew Garfield, quien también trabaja este conflicto en lo nuevo de Scorsese), uno de esos (súper) héroes de la vida real que con demasiada frecuencia olvidamos que existen.

Libertad, deber y violencia suelen ir de la mano en la filmografía de Mel Gibson, quien se aferra a historia con protagonistas íntegros, de fuertes convicciones.  Y si las creencias ciegas a menudo forman parte de la ecuación bélica, en el caso de Hacksaw Ridge el pacifismo de Doss, su absoluta fe en la importancia de salvar vidas, sirve como catalizador para un debate sobre la ética detrás del manejo de conflictos. Porque tan increíble como la maldad extrema de los ejecutores de la guerra parece la bondad de un hombre que, armado con nada más que su fe, logró por sí solo salvar la vida de más de cincuenta compañeros.

La película opera entre la colorida vitalidad de la paz y el grisáceo horror del campo de batalla en un contraste más que violento, enalteciendo el coraje de un hombre que parecía estar en el último eslabón de la cadena. Al centrarse en el viaje de Doss evita el comentario político, lo que limita su alcance en términos de contexto histórico. Una historia inspiradora que sin protestar sobre la pertinencia de la guerra reivindica la virtud del soldado, aun cuando una reflexión sobre lo primero sea más apremiante.