[Estreno] Un Monstruo Viene a Verme

«Un monstruo viene a verme» es de esas películas que no aspira a nada más que contar una buena historia basada en emociones humanas genuinas, en este caso, cómo la ira y el dolor se confunden frente al duelo. Conor ve impotente cómo su joven madre (Felicity Jones) se apaga por el cáncer, y debe hacerle a la posibilidad de perderla para siempre. Sin el consuelo de la religión, ni el calor de sus más cercanos, nuestro protagonista pide ayuda externa -de un mundo más allá de lo visible- para sobrellevar la más certera pero devastadora de las realidades.

Su viaje contempla una serie de parábolas contadas por el ya mencionado monstruo (con la voz de Liam Neeson), diseñadas para ayudarle a desenmarañar sus emociones mientras en la vida real debe lidiar con una clase distinta de monstruo, los de carne y hueso. Compañeros que creen que atacándolo están por sobre la terrible idea de la muerte, un padre con las habilidades parentales de un cactus y un mundo de adultos que sin saber que hacer, lo tratan con lástima y condescendencia.

J. A. Bayona, en un intento por dar sustancia al ultra-explotado mundo del CGI, agrega secuencias de animación que inmediatamente nos transportan al mundo de los cuentos de hadas, pero ilustrando parábolas que poco tienen que ver con los rígidos valores de aquel género. Felicity Jones y Sigourney Weaver ofrecen el apoyo dramático que convierte la historia de Conor en una emocionante confesión sobre lo que significa que alguien en nuestra familia esté muriendo. Con una vocación muy ochentera, «Un Monstruo viene a verme» intenta actualizar la tragedia vista a través de los ojos de niños quienes recurren a criaturas sobrenaturales para enfrentar lo sobrenatural de nuestras reacciones más humanas.

Por su carga dramática uno podría decir que no es una película para ver con niños, pero creo que la urgencia de su premisa la convierte en la mejor forma de ayudarlos a entender el proceso natural de la muerte, y la importancia de discutir en voz alta nuestras emociones más complejas.