[Estreno] Train To Busan

Con el mejor despliegue de la próspera industria del entretenimiento sur-coreana llega Train to Busan (la encuentran en nuestra cartelera como «Estación Zombie») una película que le imprime su granito de arena al ya exhausto género, sin dejar de lado las lecciones valóricas sobre todo lo que está mal con la gente en nuestro mundo.

Bajo la dirección de Sang-ho Yeon la película avanza tan rápido como la horda de no muertos, víctimas de una infección agresiva e imparable que los impele a morder a todo el que ven.  La economía narrativa de Yeon respecto a la consistencia de los zombies le permite darse el tiempo de construir el mundo cuyo final estamos a punto de presenciar. Un mundo contaminado en un nivel más profundo, pero igualmente voraz, que el del nuevo apocalipsis. Un mundo mezquino e indiferente en el que el éxito profesional y económico es más importante que las relaciones humanas como bien lo demuestra su protagonista Seok-woo (Yoo Gong), un joven padre que ha hecho de romperle el corazón a su pequeña hija, una carrera profesional.

Train to Busan es una de esas películas que da gusto sentarse a ver con amigos el fin de semana. Presentado una muy necesaria nueva mirada a un tipo de película explotado hasta el cansancio y que actualmente parece estar atrapado en un loop que intenta demostrar cómo la crueldad humana es más aterradora que el ataque de criaturas irracionales. Tristemente, junto con el ascenso en salas internacionales de producciones sur-coreanas llega la pregunta por la libertad creativa dentro de su industria. En un año marcado por los rumores de la lista negra que el gobierno, misma que mantendría al margen del apoyo estatal a realizadores de la talla de Chan-wook Park.