MiniReview: Cell (2016)


MiniReview: Cell (2016)

Por cada buena adaptación cinematográfica de un libro de Stephen King, existen por lo 3 malas películas basadas en sus historias, cómics, o incluso frases al azar. Y si Stephen King no es el mejor escritor de los últimos tiempos, por lo menos es el que más escribe, quizá por eso siempre ha sido mirado en menos por la crítica especializada, pero al dedicar tiempo a  leer su obra uno encontrará en ella no solo terror, sino reflexiones sobre la parte más oscura del alma humana.

Cell es una de esas reflexiones, sobre qué es los que nos aterra de las nuevas tecnológicas, y sobre cómo la rápida evolución de los medios de comunicación es profundamente peligrosa en términos religiosos-espirituales y en términos prácticos, pues  estamos usando dispositivos sin saber con exactitud el modo en cómo afectan y transforman la percepción y el desarrollo intelectual de las futuras generaciones, todo esto empaquetado en una historia post apocalíptica, donde los zombies son la amenaza a vencer. Probablemente sea un cliché, pero el libro es mejor que la película.

Cell
John Cusack, Isabelle Fuhrman, Samuel L. Jackson

Clay Riddell (Cusack) es un escritor de novelas gráficas que se encuentra en el aeropuerto de Boston, intentando regresar a casa después de darse cuenta que dejar todo atrás para vivir una vida que lo satisfaga intelectual y espiritualmente a pesar de su actual condición de éxito, no es lo que esperaba, porque la felicidad espiritual e intelectual en esta sociedad con influencia clásica, está en la crianza de los hijos y en la familia. Todo se desmorona cuando a su alrededor, las personas en contacto con sus celulares se convierten en zombis sedientos de sangre. Clay tiene solo una idea en mente; regresar a casa, ver a su hijo y a su esposa.

Cell, basada en el libro de Stephen King
Cell, basada en el libro de Stephen King

Con un presupuesto bajo, y producida en parte por el mismo Cusack, la adaptación de Cell recuerda a las películas ochenteras de bajo presupuesto que intentan contar más que una historia, un punto de vista, un comentario sobre el estado socio cultural contemporáneo, y en ese intento olvidan que lo que intentar contar debe ser profundo y al mismo placentero para el espectador. Cell no es una película divertida de ver, no solo porque tiene problemas de ritmo, montaje, y actuaciones, sino porque el mensaje es tan devastador y desolador que te deja mal, te obliga a mirar a tu alrededor y pensar en cuántos dispositivos llevas en el bolsillo, en la mochila, en cuántos dispositivos hiperconectados llevas, y en cómo te relacionas con las personas que están a tu alrededor.