[Netflix`s Originals] Los mejores momentos de la 3ª Temporada de Bojack Horseman


[Netflix`s Originals] Los mejores momentos de la 3ª Temporada de Bojack Horseman

Hace ya tres años que Netflix se la jugó por una serie animada (ni tan) cómica sobre la vida de una ex estrella de sitcom familiar noventera. Una historia de cinismo y decadencia protagonizada por Will Arnett y Aaron Paul, que inicia como un retrato sarcástico de los verdaderos padecimientos que se ocultan detrás de las bellas y costosas vidas de las celebridades. Y cuando tuvo que escoger entre risas y lágrimas hacia el final de su primera temporada, Bojack Horseman optó por abrazar su desolación y pasar a formar parte de la línea de avanzada de esta nueva ola de comedias que algunos llaman sadcoms.

Bajo el implacable yugo de lo políticamente correcto, la comedia es uno de los géneros que más ha sufrido. Y aunque son varias las series que han optado por indagar en los desgarros existenciales para reflexionar desde allí de qué carajo está permitido reírse hoy en día, Bojack lleva una amplia delantera. Durante esta tercera temporada, se permite explorar los confines de su formato, se vuelve provocativa, contingente, graciosa, y triste, sobre todo, triste. Por eso quiero rescatar los que creo son los mejores momentos de la temporada:

Como pez fuera del agua: Al calor de los debates sobre la sensibilidad racial y la fricción con la policía, Bojack emprende un viaje bajo el mar en un episodio que mezcla el anonadamiento de no entender al otro, literalmente, y al mismo tiempo explora el ingenio de las animaciones mudas, antes de la dictadura de los diálogos, cuando las cosas debían resolverse en imágenes.

El resultado es un episodio pretencioso sí, y muy arriesgado. Que a ratos mezcla referencias a los clásicos del género con un ánimo que parece sacado de la pluma de Don Hertzfeldt. En resumen, un lujo.

BJ-5

Brrap Brrap Pew Pew, Lucha Social vs Social Media: Una de las cruzadas más políticas de la temporada es la de Diane, que no sólo debe lidiar con las estigmatizaciones que se imponen al cuerpo femenino sino además, se enfrenta a una verdad ineludible: las redes sociales mienten. Sin importar la promesa de instantaneidad que ofrecen algunos medios/aplicaciones, lo cierto es que todo es una ficcionalización de la realidad, por inmediata que parezca.

El tema no es entonces, si existe la posibilidad de verdad dentro del espacio de las representaciones virtuales, el mensaje está comprometido desde su gestación, y lo único que nos resta hacer es aceptar el artificio y hacer lo posible porque el relato que construimos tengo un impacto positivo en las nuevas generaciones.

BJ-1

(No) Estamos Solos: Una arista recurrente en la reflexión sobre las banalidades de la fama es la soledad, y en la carrera de Bojack por el preciado Oscar, lo que queda al descubierto no es el oportunismo de esas amistades parasitarias que sólo aparecen cuando estás en la cima de la ola, sino su insistencia en echar a perder la amistad que tiene con aquellos que sí le han sido incondicionales.

Durante esta temporada Bojack toca un nuevo fondo en el itinerario de hastío de sí mismo, y se da cuenta del peso de sus acciones, o mejor, de las consecuencias de sus acciones. Se da cuenta, por fin, que justamente porque no está solo sus acciones afectan a los que están más cerca, la autocompasión nos sumerge en reflexiones ombligocéntricas que nos hacen perder de vista nuestros alrededores y la penosa verdad: no somos los únicos que sufren, y fetichizar nuestra tristeza no es excusa para los errores que cometemos.