Series: The Girlfriend Experience Parte 2, Episodios 7 al 13


Series: The Girlfriend Experience Parte 2, Episodios 7 al 13

Ya lo adelantaba en el post anterior, la construcción del mundo y de los personajes de esta serie es increíble, es de lo mejor que he visto en la TV desde Breaking Bad, y el spin off de Saul, claro que si bien temáticamente puede existir similitudes, en The Girlfriend Experience el tono es completamente diferente y eso se agradece. De la misma forma que se agradece una serie que se toma el tiempo necesario para construir a sus personajes, que en episodios de apenas 22 minutos es capaz de presentarnos a una protagonistas tan compleja como Christine y al mismo tiempo, de generar un mundo poblado de personajes igualmente complejos movidos por sus propias motivaciones y caídos a sus propias desmesuras.

 

David, es un personaje tan complejo como Christine
David, es un personaje tan complejo como Christine

En los episodios 7 al 13 vemos como Christine tomar el control de todos los aspectos de su vida, al tiempo que deja atrás cualquier conexión emocional que pudiera sentir con sus amigos, hogar, familia, trabajo, en fin, con cualquier objeto, sujeto, o idea. Para Christine ahora todo es capitalismo, todo se reduce a la economía, todo es convertido en negocio. Pero esto conlleva un problema, Christine deja atrás todo lazo emocional y por lo mismo consigue una posición de poder, de dominación frente al mundo y sus clientes, pero al mismo tiempo deja de sentir atracción, deseo y placer sexual, ha conseguido dominar  al resto, pero esto le ha constado perder el control de su propio cuerpo.

 

riley keough es christine reade en the girlfriend experience_fox y fox play
El sexo no solo se trata de sexo, se trata de poder

Cuesta desprenderse de The Girlfriend Experience, en una época donde se nos presentan personajes planos, sin más motivación que la entregada azarosamente por el guionista a la casa productora, ver a personajes que se sienten tan reales gracias a su complejidad, es un lujo. Esto sumado a excelente narrativa audiovisual creada por la dupla de directores Lodge Kerrigan y Amy Seimetz es perturbadoramente exquisita. En esta serie brillan las metáforas visuales y sonoras, por lo mismo, presentan una historia en la que sus personajes son presentados sin tapujos, así, visual y narrativamente se substrae el elemento moralista -o ético- para presentarnos a los personajes tal cual se ven y se analizan, en esta propuesta la mirada socio-cultural la debe realizar el espectador, y desde su posición -y como tal- debe analizar las opciones que se le presentan a los personajes y preguntarse cuál sería su reacción frente a la misma situación.

The Girlfriend Experience es de lo mejor que la TV ha traído este año, y puede que sea un cliché presentarlo de esta forma, pero lo es. Es una serie que trae la complejidad cinematográfica -la complejidad del buen cine- a la pantalla chica y eso es simplemente aplaudible.

Comentarios