Soylent Green (1973) [Ciencia Ficción]

El Soylent Green es mi persona favorita

El hombre y la naturaleza en tiempo de sobre población
El hombre y la naturaleza en tiempo de sobre población

Destruimos el mundo, cambio climático, sobre población, los privilegiados utilizan a los pobres. Los pobres viven como cucarachas.
Las iglesias vuelven a estar llenas no de fieles que buscan la forma de salvar sus almas, sino de personas que buscan un lugar donde pasar la noche. Las propiedades privadas son un lujo, la comida es un lujo, la familia es un lujo, las mujeres son un lujo. La sociedad está en su peor momento. Nos alimentamos de plancton, que es el único alimento en tal cantidad que puede servir para satisfacer la ferviente demanda de comida de un población que ya no da más, que no aguanta más, pero de todas formas debe seguir con su miseria porque el sistema oligárquico de poder que los mantiene oprimidos sin nada que hacer. Es la adaptación de la novela de Harry Harrison, Soylent Green, una película de ciencia ficción que nos obliga reflexionar sobre las decisiones que hemos tomado como especie.

Unidad Anti Motines
Unidad Anti Motines

Con Charlton Heston en el papel principal y Richard Fleischer en la silla de director Soylent Green es una de las mejores películas de ciencia ficción de los años 70, nacida en medio de un clima social y político-cultural bastante complejo, Soylent Green da cuenta de los problemas que mantengan ocupados a los pensadores y científicos de la época, qué sucede con el cambio climático, y cómo éste afectará la producción de alimentos para las grande urbes, qué sucede en las grandes ciudades con la sobre población, ¿hay forma de controlarla? Qué pasa con las esferas de poder, ¿es posible que mantengan el poder y control de la población por medio de la ignorancia?

En mi población vivimos así
En mi población vivimos así

La película nos presenta un futuro negro, en el cual realmente no existe nada más que las formas reconocidas de las sociedades oligarcas, en donde quien tiene mayor cantidad de bienes tiene mayor poder sobre quienes no. Donde la fuerza laboral es tratada como animales, sin espacio para que puedan cumplir sus necesidades básicas y así desarrollarse como individuos libres y pensantes antes la república y los ojos de Dios. Donde las bellas mujeres en edad reproductivas son simples objetos. No son más que mueblería. Donde la verdad puede ser escondida por medio de sobornos, y trucos legales. En definitiva la película nos presenta una versión llevada al límite de nuestra propia realidad.

 

 

Esta película escrita por un hombre, dirigida por un hombre y protagonziada por un hombre ghace más por el movimiento igualitario que cualuier grupo feminsita de hoy en día
Esta película escrita por un hombre, dirigida por un hombre y protagonizada por un hombre hace más por el movimiento igualitario que cualquier grupo feminista de hoy en día.

Pero lo que vuelve más terrible a la película es su cercanía con nuestros tiempos, porque  a veces pareciera que Soylent Green no es una versión amplificada de nuestros tiempos, sino que sucede en nuestro propio tiempo, la escasez de espacio espacio es algo que ya vivimos, con un valor de suelo que sobrepasa el millón de pesos por metro cuadrado en zonas de alta densidad poblacional la compra (e incluso el arriendo) de vivienda parecen estar convirtiendo en privilegios que la clase media y baja no se pueden dar (por la menos en la Región Metropolitana en Chile) por lo mismo vivimos el hacinamiento, familias de 5 viviendo en piezas de 3×3 metros cuadrados, 3 o más inmigrantes compartiendo espacios destinados para una persona, un escenario en el cual la calidad de vida se ve disminuida, a la que debemos sumar la contaminación y la explotación de los recursos naturales. Grandes filas en las tiendas especializadas para realizar compras, quizás este sea el punto más lejano a la realidad descrita en la película, no hacemos fila par comprar ítems de primera necesidad, sino que hacemos filas para comprar objetos de consumo que fomentan el ocio o son simple necesidades creadas para los grupos d  poder económicos Somos consumidores y como tales nos abalanzamos sobre las tiendas cuando llega nueva iteración de nuestro producto favorito, pero no por tener hobbies o por ser capaces de comprar la última consola o los últimos zapatos de diseñador somos libres, la verdad es que somos personas instrumentalizadas, y sino hacemos algo pronto para cambiar la forma en la cual funciona nuestra sociedad nos dirigimos directamente al futuro propuesto por la película.

Soylent

Un futuro en donde las personas de bajos recursos son el alimento.