Buenas Noches Mamá, el terror de no reconocernos


Buenas Noches Mamá, el terror de no reconocernos

En 2015 el debate entre las películas de terror lo abrió It Follows, una fría película carente de sustancia o un comentario sociocultural al tiempo al cual pertenece. Para muchos se convirtió en la mejor película del género del año, así de malo fue el año para el terror, a este debate lo siguió Goodnight Mommy, la película austriaca que tiene muchos puntos en común con It Follows, sin embargo, tiene un gran punto a su favor, y es que el terror, el terror real, ese que vivimos día a día, en cierta manera se inició en Austria, y quizás por esto es que sus directores logran una buena historia sobre cómo la imposibilidad de reconocernos a nosotros mismos y reconocer al otro en su totalidad siempre termina en tragedia. Aún así mi película favorita de terror del año pasado es Unfriended.

 

Los gemelos
Los gemelos

Buenas Noches Mamá, trata de una familia compuesta por dos gemelos, y su madre, la familia vive aislada, la madre se realiza una cirugía plástica y regresa a casa con la cabeza llena de vendas, desde entonces ya nada es como antes. La mujer pide tranquilidad para poder recuperarse lo más rápido posible, pero esto hace que los gemelos sospechen de la mujer, y piensen que no es su madre. Cuando ella se comporta de forma más estricta, los hermanos se encierran en su mundo privado y deciden buscar la verdad, dudando cada vez más de la identidad de la persona que se esconde tras los vendajes.

Mamá, ¿por qué tienes esas vendas en la cara?
Mamá, ¿por qué tienes esas vendas en la cara?

Que alguien tan cercano como tu propia madre sea la figura terrible y tremebunda que genera desconfianza debe ser una de las sensaciones más terribles del mundo, del mismo modo que sean tus hijos las figuras terribles, y los austriacos saben mucho de eso, recordemos que desde aquí donde se da inicio al nazismo, la segunda guerra y el genocidio, si hay un país que sabe lo terrible que es no reconocerse a sí mismo, y  que perder las líneas de comunicación entre las familias conducen al desastre, ese país es Austria.

 

 

La fotografía y el arte de la película buscan retratar la vida de los hermanos y su madre de la manera más realista posible para que este realismo sea un golpe directo a la cabeza del espectador, quien debe presenciar la escalada de violencia de lo gemelos, una violencia que parece no tener límites, y que incluso una vez terminada la película dejará un marca sobre uno, obligándonos preguntarnos qué ha pasado en la sociedad, que nuestros monstruos somos nosotros mismos bajo condiciones distintas.