Estreno: Solace, En la Mente del Asesino

Lo primero que debo escribir es que Solace (o «En la mente del Asesino») comenzó siendo una secuela de Se7en, o «Siete Pecados Capitales» -como prefieras llamarla, pero lamentablemente el proyecto pasó por ese infierno del desarrollo que es Hollywood, y por lo mismo sufrió toda clase de cambios. Básicamente, de esta idea solo conservó al asesino brutal y un par de secuencias que parecen funcionar en el mismo universo que el clásico de Fincher. 
solace 2
Todo se puede resumir como la historia del agente del FBI  Joe Merriwether (Jeffrey Dean Morgan), quien busca ayuda en su amigo el Dr. John Clancy (Anthony Hopkins), quien es un clarividente. Con su ayuda Joe y Katherine, su compañera, comienzan un compleja búsqueda del culpable. Además de la influencia de Se7en, Solace se nutre bastante de El Silencio de los Inocentes, incluso el Dr John Clancy interpretado por Hopkins tiene mucho de Hannibal Lecter, tanto en su construcción básica como en la interpretación de Hopkins, por otro lado, el asesino interpretado por Colin Farrell tiene la arrogancia y parte del carácter del mítico John Doe interpretado por Kevin Spacey en la película de Fincher. Pero esta mezcla de influencias y estilos le juega en contra ya que la in-definición estética impide que la historia tenga una mínima coherencia visual; así, existen planos muy modernos, y muy de acción, mezclados con cinematografía al estilo Fincher e incluso al estilo de Zack Snyder, algo que en cierta medida es chocante.
solace 1
Muy al estilo Siete pecados Capitales
A pesar de estos defectos, la película no es un bodrio absoluto como se ha comentado la crítica internacional, tiene secuencias muy buenas, muchas de éstas funcionan porque tienen el estilo de David Fincher en Se7en y otras funcionan porque dentro de todo, la historia de dos clarividentes tratando de cambiar sus visiones del futuro es entretenido.

Una película para un fin de semana de verano, no una obra de arte, pero un escape de la realidad en tiempos donde la realidad se ha vuelto terrible.