Anomalisa, no todo lo que es normal es bueno, y no todo lo bueno es anormal

Se supone que desde el 2000, cuando el digital llegó para quedarse -asúmanlo, el celuloide murió y a nadie le interesa que resucite- y las producciones bajaron los costos asociados al punto que cualquiera y su hermano pequeño pueden realizar una película si cuenta con una cámara y tiempo libre, el verdadero talento cinematográfico ya no reside en inventar historias, sino en ser capaz de contar las mismas historias que hemos contado durante más de 2000 años y otorgarles una nueva mirada al jugar con su contexto y su formato. Una mezcla de forma y fondo -si quieren llamarlo así- es Anomalisa el intento de Charlie Kaufman de demostrar que aún tiene talento y que entiende la transición a nuevo medios y formatos, que es interesante de ver, pero como experimento es uno que falla.
121415091250Anomalisa_1920
Michael
La historia sigue a Michael, una especie de gurú de la atención al cliente, autor de distintos libros, y que viaja por Estados Unidos dando conferencias y explicando su punto de vista sobre los clientes, y como lograr una mejor atención y relación con ellos. A pesar de su imagen medianamente exitosa, vive una crisis existencial que se acrecenta mientras se encuentra de viaje en Cincinnati. El problema de Michael es que se  siente un incomprendido, no puede relacionarse con los demás, encuentra que todos piensan lo mismo, hablan lo mismo, e incluso tienen la misma voz, pero, todo cambia cuando conoce a Lisa. Desde aquí es la típica película de chico conoce a la chica que le cambia la vida, aunque sea por unos breves y anómalos instantes.
anomalisa-still2
Michael & Lisa
Una comedia romántica, nada del otro mundo, su mejor cualidad es quizás el formato, la animación es preciosa, pero en ningún momento se justifica utilizar animación para contar la historia, es una elección antojadiza e incluso infantil, querer trasladar a animación una película que funciona de la misma manera en live action -Anomalisa es originalmente una obra de teatro- no existe una relación en forma y fondo, por lo mismo, pierde relevancia la animación. De la filmografía de Kaufman lo más débil hasta el momento, lo cual para algunos debe se muy muy triste.