In-Edit Nescafé 2015: The Damned: Don’t you wish that we were dead


In-Edit Nescafé 2015: The Damned: Don’t you wish that we were dead

Debo comenzar este review comentando un aspecto importante y que pasa desapercibido en el documental: el contexto; The Damned fueron pioneros del punk británico, los primeros del movimiento en grabar un disco y cruzar el Atlántico. Su fama fue, sin embargo, más bien un culto alimentado hasta hoy por su fe inquebrantable en la energía que entrega y transmite la música. El grupo ha pasado por varias formaciones (lo que puede resultar confuso ara quienes se sientan a ver la película sin conocer la historia detrás), la formación clásica está compuesta por Dave Vanian, Captain Sensible, Brian James y Rat Scabies, el documental inicia con ellos, y a medida que pasa el tiempo se nos revelan los problemas que llevan a los cambios de miembros, estilos, peleas, reconciliaciones, nuevas peleas, rupturas y nuevos miembros, tantos miembros que incluso el mítico “Lemmy” Kilmister de Motorhead pasó por la banda.

 

Como adelantaba, la relación con el éxito de los Damned siempre ha sido extraña, lo tenían todo para triunfar pero nunca lograron un verdadero éxito comercial, quizás porque estaban demasiados ocupados viviendo la vida de la calle, esa que no te permite realizar discursos políticos, porque cuando estás sobreviviendo y apenas te las arreglas para tener comida y techo -o en su caso- alcohol y una cama, no puedes darte el lujo de mirar la necesidad con distancia crítica y ponerte escribir sobre la injusticia social, porque la injusticia social es lo que vives y lo que buscas es un escape. Eso fueron los Damned para muchos, un escape y más importante aún, demostrar que tu sola existencia es un hecho político en sí, porque en una sociedad en la que no existe espacio para ti, el mayor acto de rebeldía es insistir en tu existencia y como bien confiesan sus propios integrantes, la intención era componer su propia banda sonora generacional y de clase.

 

La portada de su primer disco Damned Damned Damned
La portada de su primer disco Damned Damned Damned

Al comienzo el documental emula el ritmo de la la música punk, no da concesiones a los no iniciados en el moviendo, o en la banda. Como mencioné, este es su mayor problema, que no nos presenta un contexto inicial que nos permita entrar de lleno en la historia, ni tampoco nos entrega tiempo suficiente para digerir sus distintas separaciones/reuniones/problemas de la banda debilitando la posibilidad de que comprendamos  y conozcamos en profundidad  a sus protagonistas, un entendimiento e identificación llega mucho más tarde. A pesar, de este error más técnico que de forma, la película logra transmitir de forma perfecta el descontento, la depresión, y la rabia de una generación, y una banda que nunca tuvo la suerte de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado.