En una época de constante flujo de imágenes y fetichización, obsesionada con el merchandising y todo lo que adorna  producciones muchas veces incapaces de sostenerse por sí mismas,  Daft Punk: Unchained se propone narrar la historia detrás de dos autores que han contrarrestado el éxito de su trabajo con la insistencia en mantenerse en el anonimato. El documental dirigido por  Hervé Martin-Delpierre y financiado por Canal+ y BBC, es la película que dio inició a la 12º versión del festival In-Edit Nescafé, que comenzó el día de ayer. 

El director se rehusa a explorar el hombre tras la máquina
El director se rehusa a explorar el hombre tras la máquina

Se trata de un documental que en un intento por respetar el gesto de Thomas Banhalter y Guy-Manuel Homem-Christo, las ex-personas-ahora-robots detrás de Daft Punk, nos acerca a ellos a través de los testimonios de aquellos con quienes han colaborado. La película es un recorrido narrativo desde los inicios noventeros en el circuito musical de este grupo de amigos, mostrando su evolución y la forma en la que han ayudado a definir la escena electrónica actual, posicionándose como la mejor banda del género, provocando grandes expectativas en cada uno de sus nuevos trabajos y presentaciones en vivo. Para quienes no somos fanáticos del movimiento electrónico o de la banda, nos presenta sus influencias y los momentos decisivos en su carrera, el lanzamiento de su segundo y tercer disco, la recordada actuación en el festival de Coachella en 2006, momento que puso en lo más alto de su carrera a los Punks y que sirvió para que muchas personas que no estaban relacionadas con este tipo de movimiento entendiéramos de que se trataba.

Daft Punk Unchained intenta además presentar el perfil artístico del dúo que, a pesar de lo que se podría pensar daa la naturaleza de su trabajo, se remite a la disciplina y el control sobre los dispositivos con los que trabajan y los sonidos que componen. Como parte de los antecedentes de su éxito están la amplitud de sus referentes y un profundo entendimiento de la escena musical y la industria, ambos factores que les han permitido trabajar con relativa soltura artística y mantener los pies en la tierra. El documental cuenta la historia de Daft Punk de la única forma posible: a través de mediaciones, de testimonios de colaboradores, receptóres y fanáticos, lástima que en su intento por mantener el misterio evite también la reflexión sobre las ideas detrás de ambos, los principios se sostienen la identidad e integridad del grupo.

Lamentablemente el documental se limita a solo narrar los sucesos de la historia de la banda, a introducir y recalcar las personas y artistas que han trabajado ellos sin incursionar en un análisis más profundo, sin ser capaz de analizar la propuesta, ni las ideas que se exponen en tras el espejismo de los robots, las pantallas leds y la parafernalia visual. Porque después de todo, todo espejismo, luces y mística tienen un sentido, un mensaje que si bien el documental entiende no es capaz de saber desarrollar, y allí recae su mayor problema, carente de análisis y una mirada particular, la película no es más que un compilado de imágenes y voces, bastante buena manera, con gran ritmo, no más que un ejercicio televisivo.

Comentarios