In-Edit Nescafé 2015: B-Movie Lust & Sound in West-Berlin 1979-1989

Treinta años después de la desoladora ilustración de Rossellini en su Alemania Año Cero, Berlín continúa en ruinas, pero el muro que separa la ciudad tiene un efecto revitalizante y efervescente para la escena artística local que durante las décadas de los 70s y 80s atrae talentos de otras partes de Europa. Enamorado de los sonidos de una generación sin nada que perder, Mark Reeder abandona la monótona Manchester por la excitante Berlín del Oeste y adopta el estilo de vida de aquellos a quienes admira. Un viaje transformador, lleno de excesos, una vida abundante en experimentación, creatividad y pérdidas de conciencia, un reclamo constante de quienes crecieron entre ruinas. B-Movie: Lust & Sound in West-Berlin es un homenaje a un tiempo en que el arte, particularmente la música, ofrecía un canal abierto para lidiar con el peso de una historia asfixiante y los intentos, efectivos o no, de su juventud por sobrellevar el contexto en que les tocó vivir.

Sin miras hacia el éxito comercial, okupando edificios abandonados tras los desalojos forzados de la guerra, deambulando de grupo en grupo, los músicos que intercepta Reeder existen en la medida en que su música lo hace, conformando como él mismo concluye una sola gran banda, una sola gran voz al final, contrario a lo que ocurría en Inglaterra y el mercado norteamericano. David Bowie, Nick Cave, Gudrun Gut, Blixa Bargeld, Westbam, Tilda Swinton, Keith Haring, New Order, Christiane Felscherinow e incluso David Hasselhoff tienen su momento dentro del documental, Reeder narra episodios como un precario concierto de Joy Division, los enfrentamientos de la policía y la isla en la que se había convertido Berlín del Oeste, principalmente distante de su otro lado, hacia el que Reeder cruzaba constantemente.

Mezclando el material de archivo, clips en súper 8, entrevistas, películas y algunas recreaciones el guión de Jörg A. Hoppe, Heiko Lange y Klaus Maeck, narrado por el propio Reeder ofrece un vistazo hacia la vida nocturna (que parece ser el único momento en que es posible estar vivos en vez de simplemente no-muertos) de una ciudad dividida, explorando la relación de los jóvenes creativos con el Muro y el cómo opera la cotidianidad en torno al mismo. Y lo peligroso de querer presentar las pormenores de la vida en una ciudad que opera como una suerte de club nocturno perpetuo es perderse en la atractiva estética de la evasión, las drogas y el sexo y celebrarlas como epítome de la libertad, en cambio, es gracias al impecable soundtrack que acompaña al documental y una inteligente selección de hitos y testimonios lo que nos permite entender las luchas y los vacíos que posibilitaron la fertilidad de una escena para la cual la música no era un lujo no un pasatiempo sino un modo de lidiar con la propia realidad.

B-mvie-2

Un documental sobre una generación de jóvenes, músicos y artistas que crecieron son precarias oportunidades pero con la falsa promesa libertaria simbolizada con el acceso a tomar Coca Cola, obligada a tomarse con humor la existencia de un muro material dividiendo su país y otro simbólico que los mantiene a salvo del horror soviético. Una generación alejada de la ira explosiva del punk inglés, más cercana al sarcasmo burlesco cristalizado en películas sobre castraciones, infantes usando poleras con swastikas (gracias capitalismo) y baladas románticas dedicadas a Eva Braun. Narrado por un inglés con un fetiche por los uniformes militares que fue capaz de sobrevivir y compartir escena con su grupo Shark Vegas, gracias a la diversidad de sus facultades que lo llevaron a trabajar de técnico en equipos musicales, cuasi productor, host de programa musical y artista de foley en películas para adultos, pudiendo colaborar con grupos como Malaria!, Einstürzende Neubauten y Die Ärzte.

Un documental bien planteado y bien dirigido, con una mirada que contagia y nos envuelve en un tiempo en que Berlín se sentía como una isla no sólo por el aislamiento que suponen los conflictos políticos sino sobretodo por ese breve momento en que la música estuvo libre de la tiranía comercial, a plena disposición de las sensibilidades de su tiempo. Movimiento que termina con la caída del muro y el advenimiento de las love parade como la celebración del amor y la paz que vino a reemplazar las protestas de la contracultura. Una apuesta fuerte en la competencia internacional de esta 12ª versión del Festival In-Edit Nescafé y que pueden ver el próximo sábado 12 a las 16:00 hrs en el Cine Centro Arte Alameda.