Estreno Into The Badlands: El Poder No Se Hereda, Se Toma


Estreno Into The Badlands: El Poder No Se Hereda, Se Toma

Daniel Wu viste el rojo y jura lealtad a su Señor en Into The Badlands, el nuevo thriller de artes marciales a cargo de AMC -que vuelve a apostar por una historia post apocalíptica, a estrenarse este domingo. Una serie que conjuga la intriga política con impecables secuencias de peleas, en un intento por explorar un género que ha estado ausente de la TV durante años, mismo que logra presentar con éxito gracias a la colaboración de Wu y Stephen Fung en la dirección y diseño de las coreografías.

Daniel Wu como Sunny en la primera pelea con espadas.
Daniel Wu como Sunny en la primera pelea con espadas.

Años después de los eventos que nos tuvieron al borde de la extinción, la tierra conocida como Badlands es regida por un grupo de barones que operan como señores feudales y proveen un delicado equilibrio en la zona. Sunny (Wu) es el clipper estrella de Quinn (Marton Csokas interpretando al barón con el ejército más poderoso que además controla el siempre próspero negocio del opio), quien con decenas de cadáveres a su haber ejecuta sin cuestionar las órdenes de su amo. Pero conforme Quinn se ve enfrentado a amenazas tanto dentro como fuera de su hogar, la desesperación lo obliga a cometer una serie de atrocidades que despiertan las dudas en Sunny y ponen a prueba su lealtad.

Con sólo 6 episodios para esta primera temporada, la serie debe rápidamente introducirnos en el universo de Badlands y revelarnos las distintas dimensiones de sus protagonistas lo que, al menos durante sus dos primeros episodios, se reduce a brevísimas introducciones que operan como premisas y mantienen a varios de sus personajes en la distancia de los lugares comunes. Para contrarrestar estas presentaciones un tanto limitadas, la serie prioriza sus paisajes bien cuidados y que intentan diferenciarse de otras ficciones apocalípticas, retratados con generosos planos generales, y las secuencias de artes marciales, trayendo de vuelta ciertos códigos visuales de las películas de su tipo, con secuencias de acción que son su gran fuerte. Lucha con espadas, lanzas o a mano limpia son algunas de las variables que nos ofrece Into The Badlands, que contrario al grueso de las producciones que incluyen habilidades marciales, cuenta con un protagonista experto por lo que puede darse el lujo de presentar peleas de más de 2 minutos, con planos largos y tomas en cenital que nos permiten disfrutar más de las mismas, y que significan un guiño directo para los fanáticos del género.

Marton Csokas como Quinn
Marton Csokas como Quinn

Quinn (que es una suerte de Rick Grimes una vez superado el virus zombie, o en lo que se convertiría sin los nobles consejos de Glenn y Michonne) basa el podería de su fuerza militar apareciendo como el sustituto de Dios frente a sus futuros clippers, convenciéndonos que en la lucha hallarán la dignidad que les fue arrebatada por las circunstancias, ganando “libertad” en relación a aquellos menos dichosos destinados a trabajar en los campos de cultivo. Pero tanto su estructura militar masculina como su gobierno son puestos en tensión por la influencia doméstica de su primera esposa Lydia (Orla Brady), y su prometida Jade (Sarah Bolger), así como por la arremetida de La Viuda (Emily Beecham), única baronesa y experta en lucha cuerpo a cuerpo quien también posee su propio ejército, aunque el centro de la historia es Sunny en su camino a la emancipación.

Relato que es postergado demasiadas veces en favor de estas intrigas con las que no terminar de armonizar, restándole potencia a su arco. Porque a pesar de que la victimización de Sunny a manos de Quinn es trágica, misma que se prolonga desde que era niño, el verdadero drama surge de la condena que significan las habilidades marciales para un hombre al que se le niega un nombre, la educación y el derecho a tener familia, siendo reducido por su captor -y pretendido “amigo”- a su mera utilidad.

Emily Beecham como The Widow.
Emily Beecham como The Widow.

Durante sus dos primeros episodios a los que tuvimos acceso, todos estos aspectos son presentados de forma fragmentada, sin lograr congeniar del todo, lo que le juega un poco en contra. Aunque es de esperar que todo converja armónicamente una vez que la separación de Sunny y Quinn sea irreversible, y los avances bélicos inevitables. Porque nuevamente, el gran fuerte de la serie está en sus secuencias de peleas, en las que tenemos el placer de ver el uso del entorno como parte activa de los enfrentamientos, así como una cámara que cambia constantemente de punto de vista sin comprometer la visualización de encuentro, agregando tensión.

Un estreno que tiene el encanto de la mezcla de géneros, con una predilección confesa por las artes marciales, disponible por AMC cada domingo a partir del 15 de noviembre.