#MesDelTerror – The Changeling (1980)


#MesDelTerror – The Changeling (1980)

La película comienza con la muerte de la familia del protagonista. Desde aquì, todo lo que sigue es un espectáculo constante y chocante que va sorprendiendo en cada giro.

 

John (George C. Scott) & La casa, los grandes protagonistas
John (George C. Scott) & La casa, los grandes protagonistas

Una película que se aleja de los clásicos surgido el mismo año, que se caracteriza por moverse dentro de un tono sobrio y elegante que ya no vemos en películas modernas del género. Aquí el setting es similar a muchas otras películas, el terror es habitar en la casa de alguien más, compartir el espacio íntimo y por ende, la intimidad con un otro, un otro que no tiene posibilidad de comunicarse con nosotros, así, el terror parte de elementos sencillos; un ruido, una nota, una melodía que se repite, una pelota que cae por la escalera. Pero poco a poco John -el protagonista- logra de cierta manera empatizar, por medio de la pena y el sufrimiento por el que él mismo atraviesa dado que ha perdido a su familia, con esa otredad que habita en su hogar y poco a poco emprende un viaje aterrador en busca de la verdad, de lo sucedido años atrás en la residencia.

 

Una de las mejore secuencias de terror del universo universal
Una de las mejore secuencias de terror del universo universal

Lo más interesante de esta película es el tratamiento visual, Peter Medak, un director bastante desconocido lograr dar con el tono, el ritmo, y las actuaciones perfectas que crean una atmósfera creíble y a su vez aterradora, y es que cada secuencia, cada momento de The Changelling se siente real, y por lo mismo muchas secuencias han inspirado varios clásicos modernos que deben gran parte de su tratamiento a este clásico casi desconocido de los 80s.

The Changeling no fue un gran éxito comercial ni en ventas en home video, pero se transformó con el pasar de los años en un clásico de culto, y en una película obligatoria para cualquier persona que quiera hablar de cine terror, de casas embrujadas, y el terror de compartir el espacio con un otro.