May, es una película de terror de principios del milenio, que intenta rendir culto a las películas clásicas de Dario Argento, y a ese terror psicológico tan extraño que se produjo en los 80s.

Geraldy y Camila, la comentaron en su #MalGusto

 

Trata sobre una mujer socialmente inepta que no sabe/puede lidiar con la adultez, gracias a una mezcla de timidez y bullying (o timidez provocada por el bullying si lo quieren llevar a términos más modernos), y un consejo de su madre que tomo demasiado literal “puedes hacerte un amigo”

Todos necesitamos amigos, May.
Todos necesitamos amigos, May.

May es una mujer que no encaja en el mundo, se puede comparar con Carrie ya que de la misma forma el aislamiento y la exclusión del comportamiento social normado por reglas generales de convivencia han imposibilitado a May de realizar interacciones normales. Por lo mismo es difícil y incluso molesto verla interactuar, la primera parte de la película está dirigida de forma que sintamos simpatía hacia el personaje, hasta que en cierto punto todo empieza a ir mal. Un ejemplo de libro del terror en base a los personajes y no personajes en base de una historia de terror, aquí May logra escapar del molde de Carrie y salir a brillar con colores propios.

El mensaje es: La belleza está en el ojo de quien mira
El mensaje es: La belleza está en el ojo de quien mira

Narrativamente May le debe a Carrie y a Frankestein, visualmente a Dario Argento y al Giallo -ese subgénero exquisito de clase B precursor del slasher-, generando una mezcla perfecta de visualidad y contenido que pocas veces se logra ver resuelta de manera correcta en una película,  en este sentido May es lo bastante valiente como para tomar una temática siempre importante de la apariencia en la sociedad, la belleza en tiempos post-modernos, el rol de la mujer en la sociedad y como las experiencias sociales de pequeños nos van marcando.