Gotham Temporada 2: El Ascenso de los Villanos

Gotham estrenó su segunda temporada con un episodio más bien experimental, que muestra las ansias por superar los problemas de su entrega anterior, intentando conciliar el drama que aqueja a los pocos ciudadanos honestos y toda la entretención que proveen sus villanos, en especial cuando actúan como tales. Damned If You Do… retoma las vidas de sus protagonistas a un mes del ascenso del Pingüino (Robin Lord Taylor) como líder del otrora imperio de Falcone, con un Jim Gordon (Ben McKenzie) nuevamente marginado de la fuerza, y un no tan pequeño Bruce (David Mazouz) empecinado con desenmarañar el secreto de su padre con la esperanza de sacudir la fortuna Wayne de la maldición que parece anidar.

 Bruce (David Mazouz) comienza su propio viaje.
Bruce (David Mazouz) comienza su propio viaje.

En términos narrativos no hubo grandes sorpresas, más que la intromisión de Theo Galavan (James Frain) como el nuevo catalizador del caos en la ciudad, y de su hermana Tabitha (Jessica Lucas), ambos responsables de la liberación de varios de los residentes de Arkham, entre ellos Jerome (interpretado por Cameron Monaghan, y el candidato más probable a ser el Joker) y la recién llegada Bárbara (Erin Rochards), que por fin parece empezar su propia línea de desarrollo. Y mientras Jim se debate entre renunciar definitivamente a su misión o pedir la ayuda del Pingüino, estando más sólo que nunca frente a la renuncia de su ex compañero, que dejó el cargo y el alcohol, Nygma (Cory Michael Smith) avanza en su eventual transformación y Bruce afianza su relación con Alfred (Sean Pertwee) y avanza en su búsqueda.

Jerome (Cameron Monaghan) el probable Joker.
Jerome (Cameron Monaghan) el probable Joker.

Pero lo realmente importante del episodio son las pequeñas decisiones que prometen llevarnos a zonas más grises. Gordon aceptando ensuciarse las manos para recuperar su trabajo es un gran primer paso para alguien con una moral tan estricta pero que en el futuro aceptará que un personaje como Batman opere por fuera de la ley, con total inmunidad. Así como la determinación de Bruce por escapar de la sombra de su familia y hacer lo correcto a cualquier precio, pero también, el socavamiento del crimen organizado a manos de Falcone y Maroni por parte del Pingüino abre paso a un tipo de villano más irracional.

"They're coming to get you, Barbara"...
«They’re coming to get you, Barbara»…

En cierto sentido, la rápida escalada de la locura en el quehacer ilegal de Gotham honra aquella reflexión del Joker de Ledger cuando habla de lo susceptibles que somos a sucumbir ante ella: “Madness, as you know, is like gravity. All it takes is a little push!”. Y el uso de tomas con snorricam durante la persecución de Gordon, junto con la soltura del guión al mezclar la comedia y el drama, permitiéndonos reírnos de la exageración de Bruce en su intento por abrir la puerta secreta de la Mansión, y del ingenio de la nueva Bárbara intentando socializar en el asilo, son señales que sugieren un tono bastante más subjetivo para esta nueva temporada, una en la que esperamos ver en todo su esplendor el ascenso de los villanos, tal como nos promete su promo.