Estreno: Jake Gyllenhaal Se Pone los Guantes en Revancha

Una vez más Jake Gyllenhaal se transforma, esta vez para interpretar al boxeador Billy Hope en Revancha, y de paso ingresar al radar de las nominaciones a los principales premios del rubro. Southpaw (título original) es un drama a cargo de Antoine Fuqua que cuenta el auge y caída de la carrera de Hope; su paso desde ser un campeón a un marginado luego de una tragedia familiar.

Billy (Jake Gyllenhaal) entrenando.
Billy (Jake Gyllenhaal)

Criado en el sistema, Hope conoce a Maureen (Rachel McAdams) y forma una familia en la que él recibe los golpes y ella hace los planes. Pero la soberbia y los problemas de ira de Hope pronto se hacen ineludibles y conducen a un trágico accidente en que lo pierde todo. Pero es el temor de que su pequeña hija (Oona Laurence) pase por lo mismo que sus padres creciendo en una institución de acogida lo que lo motiva a levantarse y reivindicarse como el campeón que alguna vez fue, y el héroe que siempre ha sido para su familia.

Maureen (McAdams )es el apoyo de Hope.
Maureen (McAdams )es el apoyo de Hope.

Fuqua ilustra la transformación de Hope a través de sus dos estilos de pelea, el primero confrontacional y temerario, en que recibía los golpes con orgullo sin molestarse en la defensa; y el segundo, post duelo, más inteligente y estratégico, utilizando las debilidades del otro y su fuerza para ganar la pelea sin perder demasiado. Estilo defensivo que aprende de Tick Willis (Forest Whitaker), ex entrenador profesional hoy dedicado a dirigir un gimnasio para niños en situación de riesgo. Una historia de redención y superación, bastante similar a otras del género.

Hope y Leila (Oona Laurence)
Hope y Leila (Oona Laurence)

Una película cuya principal preocupación está en contar su historia y retratar los pormenores del boxeo, y en este sentido, más cercana a Warrior que a The Wrestler, por ejemplo. Utiliza los contrastes para contar la dura tarea de Hope, comenzamos con el ritual de preparación de un campión que sale a sale a defender su título para luego ver el día después, la dolorosa experiencia de la recuperación, el después del y fueron felices para siempre. Recordándonos también lo poblada que es la fama y lo solitaria que es la derrota.

Tick (Forest Whitaker) dirigiendo a Hopw.
Tick (Forest Whitaker) dirigiendo a Hopw.

Revancha, aunque cuenta una historia convencional, se esfuerza por reproducir rigurosamente los pormenores del deporte, con secuencias de peleas fragmentadas y claustrofóficas, detallistas, que muestran las sutilezas de la brutalidad del ring. Que busca a ratos, pero no consigue, teorizar sobre la violencia y su futilidad, pero que se sustenta en interpretaciones sólidas. Una película sobre la moral del deportista, más que del guerrero, en que la victoria es más importante que la satisfacción de combatir contra enemigos más poderosos. En la que las peleas son orquetadas por conveniencia, y sus protagonistas a menudo están a merced de sus manager.